España

El 13 de diciembre de 1474 la joven princesa Isabel se convirtió en reina de Castilla

El 13 de diciembre de 1474 la joven princesa Isabel se convirtió en reina de Castilla. Su medio hermano, el rey Enrique IV, había muerto dos días antes a los cincuenta años, y ante los peligros de que el trono fuera usurpado por la presunta hija del rey, doña Juana “la Beltraneja”, Isabel decidió celebrar su entronización cuanto antes.

La princesa, apenas una joven de trece años, había sido nombrada heredera por el moribundo Enrique, pero después este se había retratado, lo que abrió las puertas a los seguidores de la Beltraneja.

Tras asistir al funeral de su hermano, Enrique IV, la princesa trocó sus ropas de luto por un lujoso vestido blanco para convertirse en la primera mujer del linaje Trastámara que gobernaba su reino.

Nobles, cortesanos, religiosos, comerciantes y artesanos se reunieron a presenciar la jura en el atrio de la antigua iglesia de San Miguel en la Plaza Mayor de Segovia, como podemos ver en esta pintura. Hoy un muro de piedras permanece en pie con la inscripción que recuerda el acompañamiento.

La ceremonia, en la cual Isabel cabalgó majestuosamente y bajo un dosel, culminó con el grito del heraldo: “¡Castilla, Castilla, para nuestra Reina y Señora, la reina Doña Isabel, y para el rey Don Fernando, su legítimo esposo!”

Anuncios
This entry was posted in: España
Tagged with:

por

Soy Darío Silva D'Andrea, creador y autor de Secretos Cortesanos. Pueden seguirme en Instagram: @secretoscortesanos. También escribo historias en Vanity Fair