Crónica

Tras 123 años, la Justicia brasileña dicta que el Palacio Guanabara no pertenece a la familia imperial

El Superior Tribunal de Justicia de Brasil (STJ) decidió que el Palacio de Guanabara de Rio de Janeiro es propiedad del Estado y no de la familia imperial, contrariando a sus herederos que llevan 123 años tratando de recuperarlo en el pleito más antiguo del país. “Concluido el juicio del proceso que discute la propiedad del Palacio de Guanabara. La cuarta sala, por unanimidad de votos, negó los pedidos de los herederos de la familia imperial”, informó el STJ.

“Los Orleans y Braganza pedían la restitución del inmueble y el reconocimiento del dominio de los legítimos sucesores de la princesa Isabel sobre él, de modo que el palacio fuese considerado integrante del patrimonio de la familia imperial”, explicó Veja. “Si la Justicia entendiera que era imposible la devolución del inmueble, la solicitud de los herederos era para que la condena fuese convertida en pérdidas y daños por su valor actual, que es de al menos 60 millones de reales“.

34e3851afdc90cac9a3341d5c12e5dbc

Actual sede del gobierno del estado de Rio, los herederos de la familia imperial pedían recuperar la titularidad del palacio, situado en el centro de la ‘cidade maravilhosa’, o el pago de una indemnización, según informó el sitio G1. Sin embargo, los magistrados siguieron el parecer del relator, Antonio Carlos Ferreira, para quien los descendientes de la princesa Isabel de Orleans y Braganza y el príncipe Gastón de Orleans no poseían un título de propiedad que legitimara su reclamo.

La Princesa Imperial Isabel (1847-1920) era la hija de Don Pedro II, el último emperador de Brasil, depuesto con el golpe que instauró la República el 15 de noviembre de 1889, y que murió durante su exilio en Francia. Fue ella, que actuó como regente del Imperio en ausencia de su padre, quien residió en el Palacio de Guanabara desde su boda hasta su salida del país, la que inició el pleito en 1895 para recuperar la propiedad del inmueble, lanzando el que aún es el proceso más antiguo en activo de la justicia brasileña.

palacio-guanabara-2017-32

Isabel, que firmó la Ley Áurea – aboliendo la esclavitud en 1888 – residió en el palacio hasta que la familia real siguió al exilio tras la proclamación de la República, en 1889. La Unión Monáquica afirma que la propiedad fue usado sólo como vivienda e incorporado al patrimonio de la nación con el fin de la monarquía, por medio de decreto en 1891. A lo largo de los años, las nuevas generaciones de la familia imperial continuaron el proceso por medio de recursos, incluso en tribunales ya extintos.

Sin embargo, 123 años después de iniciado el pleito, los jueces siguen sin darle la razón. “Los ministros entendieron que el predio fue adquirido con recursos públicos solo para que viviera la princesa Isabel, no siendo una propiedad dada como dote”, informó el STJ.

Los herederos de la princesa, sin embargo, podrían no haber dicho todavía su última palabra en este caso que ha dado varios giros durante este tiempo -llegando incluso a cerrarse en la década de los 60-, como manifestó su abogado Dirceu Alves Pinto al conocer la decisión. Según G1, el letrado aún analiza si presenta nuevos recursos sobre el caso, con la posibilidad de elevarlo incluso al Supremo Tribunal Federal (STF).

SC/DS

Anuncios