Buckingham exhibe los tesoros regalados por la India a los monarcas británicos | Fotos

“Splendours Of The Subcontinent” es una nueva exhibición del Palacio de Buckingham, Londres, destinada a mostrar al público más de 70 objetos regalados por maharajás indios y funcionarios colonialistas al entonces príncipe de Gales (futuro rey Eduardo VII) cuando visitó India en 1875.

Muchos de los obsequios que recibió “Bertie” fueron elementos ceremoniales relacionados con las costumbres cortesanas, como un par de abanicos de plumas de pavo real esmaltados, que juegan un papel importante en el espectáculo de un durbar (audiencia real), un servicio de oro de 10 piezas otorgado por el Maharajá de Mysore, y a un ‘attardan’ (porta perfume) esmaltado de oro y diamantes, presentado por Ram Singh II, Maharajá de Jaipur.

Cuando el príncipe de Gales visitó el Subcontinente, la India era la joya de la Corona británica. Las decenas de príncipes, rajás y maharajás se volvían locos por caer bien a la reina Victoria, por lo que compitieron por consentir, mimar y hacer sentir bien al heredero.

El viaje de “Bertie”, que cubrió unas 100.000 millas, incluyó una veintena de ciudades de India, Sri Lanka, Pakistán y Nepal, y encuentros con más de 90 monarcas locales. Entre los más 2.000 regalos que recibió el príncipe de Gales se encontraba una impresionante corona de oro, diamantes y otras piedras preciosas que también puede verse en la Galería de la Reina del palacio de Buckingham hasta octubre de este año.

Entre artesanías, objetos religiosos, perfumes, joyas y pinturas, la Galería de la Reina, además, exhibe objetos entregados a otros monarcas, como el “Padshahnama” (Libro de los Emperadores), el manuscrito que registra el reinado del emperador mogol Shah Jahan, que fue enviado a Jorge III por el gobernante de Awadh en 1799.

Un”Khamsa” (Quinteto) de Nava’i, 1492, y el Gulistan (Jardín de Rosas) de Sa’di, 1584, también presentado al rey Jorge III, se encuentran entre los mejores ejemplos de manuscritos exhibidos hay, además, textos religiosos sagrados presentados como obsequios, como el Rollo del Corán de 3,5 metros (que se cree que fue entregado a Jorge IV), libros religiosos adquiridos por la reina Victoria, pinturas y manuscritos que Jorge V y la reina María compraron durante sus dos giras por el sur de Asia a principios del siglo XX.

Anuncios