Rusia

Resurgen las esperanzas de hallar la tumba de Miguel de Rusia a 100 años de su ejecución

Un siglo después de su muerte, surgieron nuevas esperanzas de encontrar los restos del gran duque Miguel Alejandrovich de Rusia, el hermano del último zar Nicolás II. Un equipo estadounidense-ruso está cavando en sitios en la región de Perm (Siberia) con la esperanza de encontrar los restos del gran duque y su secretario Nicholas Johnson, asesinados por los bolcheviques en la noche del 12 al 13 de junio de 1918. Se cree que mientras Johnson agonizaba, Mikhail dijo a los asesinos: “Déjenme decir adiós a mi amigo”. Momentos después, él también estaba muerto.

Miguel era el hermano menor de Nicolás II, quien abdicó el trono absoluto de Rusia en medio de la agitación revolucionaria del año anterior en una proclama del 15 de marzo de 1917. No lo hizo a favor de su joven y enfermizo hijo, el hemofílico zarevich Alexei, que entonces tenía 12 años, sino que se lo ofreció a Miguel. Un día después, el zar interino no rechazó -como a menudo se cree- totalmente la corona.

En cambio, consciente de la “pesada tarea” que Nicolás II le había encomendado, emitió una declaración escrita por Johnson en la que afirmaba que la aceptaría solo si era “el deseo de nuestro gran pueblo” demostrado “por medio de un plebiscito, a través de sus representantes en la Asamblea Constituyente”. Mientras tanto, dijo, los rusos deberían “obedecer” al gobierno provisional.

9b3c4a99778bb42c3c1eac76d6c04495

Con la Primera Guerra Mundial agotando los recursos de Rusia, y los bolcheviques rugiendo por el poder, la Asamblea Constituyente que él concibió nunca se celebró, así que en realidad fue zar por solo un día o incluso unas pocas horas antes de que el país se convirtiera en una república. Pero la venganza rusa contra los Romanov avanzaba a paso firme.

Inicialmente, el gran duque Miguel fue exiliado al palacio de Gatchina, donde había pasado su infancia, y desde agosto de 1917, fue puesto bajo arresto domiciliario. Su fiel secretario Johnson estuvo con él todo el tiempo y lo acompañó hasta la región de Perm, en marzo de 1918, cuando los bolcheviques decidieron su exilio.

Los buscadores creen “con un alto grado de probabilidad” que encontraron el punto exacto donde se ejecutó a los dos hombres, y la siguiente tarea es localizar el sitio del entierro. Un oficial de Perm dijo: “Se establecerá una zanja de prueba para determinar el nivel de la tierra en 1918. Durante las excavaciones, se usarán diversos métodos científicos para identificar anomalías que pueden indicar la ubicación de los restos humanos“.

c17a3317e03d0af93b9dd948a80ed069

En 2009, el gran duque Miguel y su sirviente fueron rehabilitados oficialmente, ya que anteriormente se los había calificado de “Enemigos del Pueblo Ruso”.El análisis de los viejos materiales de archivo lleva a la conclusión de que estas personas fueron objeto de persecución en forma de arresto, exilio y vigilancia por parte de la Cheka sin ser acusados ​​de ningún delito específico, por su clase y condición social“, dijo el gobierno ruso en aquel momento.

El último emperador sería el primer Romanov en morir. A la medianoche del 12 de junio de 1918, Miguel Romanov fue golpeado por la primera bala, luego Johnson recibió un disparo y resultó mortalmente herido, de acuerdo con las versiones de los revolucionarios. Después de ir en ayuda de Johnson, el herido gran duque recibió un disparo a quemarropa en la cabeza.

Antes de enterrar a Miguel y a Johnson, los verdugos despojaron sus cuerpos de sus ropas y pertenencias, las guardaron y las llevaron a la ciudad de Motovilija, al parecer como prueba de que habían cumplido con la “honrosa” misión que les habían encomendado. Lenin aprobó la acción al enterarse de lo sucedido.

fe647384b6d7289ca1af4b20bc0c0b0b

Les habían dicho que no tocaran los efectos personales, pero resultaron muy tentadores. El reloj antiguo del secretario fue robado por su asesino, Andrei Markov. Años más tarde, dijo: “Lo tomé como un recuerdo de él después de que lo mataron a tiros. Desde ese momento, no me lo quité. No ha requerido ningún trabajo de reparación“.

Lo peor sucedió después. El régimen informó que el gran duque Miguel había desaparecido, que quizás se había fugado o había sido “secuestrado por personas desconodidas con uniforme militar” para evitar reconocer la barbarie. Se montó, incluso, una búsqueda simbólica por la región y se arrestó a personas relacionadas con Miguel, acusadas falsamente de matarlo.

Cinco semanas después matarían al zar Nicolás II, a la zarina Alejandra, a sus cinco hijos y a todos los Romanov que estuvieran al alcance del Soviet de los Urales. En total, 18 miembros de la Familia Imperial fueron ejecutados.

Anuncios
This entry was posted in: Rusia

por

Creador y autor de Secretos Cortesanos. Sigame en Instagram: @secretoscortesanos