Boda Real, Gran Bretaña

#royalwedding: ¿Fue la reina Carlota fue la primera “princesa negra” de la monarquía británica?

Tras su boda con el príncipe Harry el próximo sábado 19 de mayo, la actriz estadounidense Meghan Markle se convertirá en el primer miembro de la familia real británica con raíces africanas en la época moderna. Algunos comentarios en las redes sociales ya califican a Meghan como “princesa negra“, y la futura duquesa llegó a ser víctima de ataques racistas.

Sin embargo, algunos creen que Meghan no será la primera mujer de orígenes africanos en incorporarse a la familia real británica. Existió una “princesa negra” en el siglo XVIII, la alemana Carlota de Mecklemburgo-Strelitz, quien se casó a los 17 años con el rey Jorge III en 1761. Carlota, convertida en reina consorte, fue madre de 15 hijos y el príncipe Harry es uno de sus descendientes directos. Su tumba se encuentra muy cerca del altar donde Meghan se casará con el príncipe.

Carlota nació en 1744 en la localidad de Mirow, en el noreste de Alemania, y era hija del príncipe Carlos Luis Federico de Mecklemburgo y de su esposa, la princesa Isabel Albertina de Sajonia-Hildburghausen.

carlota 4

Según relata Janice Hadlow en su libro “Un experimento real: la vida privada del rey Jorge III”, el rey y Carlota se conocieron solo unas horas antes de su boda después de que la princesa experimentara un difícil viaje con tormenta en el mar desde Cuxhaven, en la costa alemana. El rey estaba feliz con la esposa que su madre le había elegido y esperó con impaciencia su llegada.

Cuando Carlota fue presentada al rey, ella “se arrojó a sus pies”, pero el rey la levantó y la envolvió cariñosamente en sus brazos. Multitudes de plebeyos se estiraron para ver este primer encuentro entre el rey y su princesa, cuyo cabello castaño estaba apilado en rizos rizados que caían sobre su largo cuello y que parecía ser de un hermoso color café con leche.

Después de que Jorge anunció en julio de 1761 su intención de casarse con Carlota, envió una flota a Alemania para llevar a su novia a Inglaterra. “Llegaron el 14 de agosto de 1761”, según un informe del Palacio de Buckingham, “y fueron recibidos por el hermano de Carlota, el actual duque, y se firmó el contrato de matrimonio. Después de tres días de celebraciones, el 17 de agosto la Princesa partió hacia Gran Bretaña. El viaje fue difícil, con tres tormentas en el mar, llegando a Londres el 8 de septiembre“.

carlota 2

El yate principal, el “Royal Caroline”, pasó a llamarse “Royal Charlotte” “y se ajustó suntuosamente para la princesa”, según una exhibición en los Museos Reales de Greenwich, que contiene una pintura de la llegada de Carlota en septiembre de 1761 a Harwich Harbour.

“Las ráfagas del oeste hicieron volar al escuadrón que regresaba a la costa noruega tres veces, por lo que pasaron diez días antes de que llegara a Harwich”. “De vuelta en Londres, el entusiasmo del rey aumentaba a diario”, escribió Hadlow en su libro. “Había adquirido un retrato de Carlota y se decía que era estaba fascinado con ella, pero no deja que ningún mortal lo mirara“.

“En media hora, uno solo oyó proclamas de su belleza: todos estaban contentos, todos contentos”, escribió Horace Walpole. “Se la ve muy sensata, alegre y notablemente refinada”. Según sus memorias, Walpole describió a Carlota como “de estatura mediana, y bastante pequeña, pero su forma es fina y su porte elegante; sus manos y cuello estaban muy bien revueltos; su cabello castaño; su rostro redondo y rubio; los ojos de un azul claro, y radiante de dulzura; la nariz un poco plana, y apareció en el punto; la boca bastante grande, con labios rosados y dientes muy finos “.

familia real 17871

Absolutamente encantado con su novia, Jorge III la presentó a su madre, Augusta -princesa viuda de Gales-, sus tres hermanas, sus tres hermanos y a su tío el duque de Cumberland, según el relato de Hadlow. Antes de la boda, se celebró una cena muy inglesa de perdices rellenas de trufas y pasteles de venado mientras los trabajadores de la corte se dedicaban apresuradamente a organizar la ceremonia de la boda.

Carlota, que no sabía inglés a su llegada, conversó en francés y alemán con el rey. A las 9 de la noche, seis horas después de su desembarco, Carlota se casó en la Capilla Real del Palacio de St. James y se convirtió en reina.

Para su boda, Carlota utilizó un vestido hecho de tejido plateado y una tiara de enormes diamantes, e iba cubierta con una capa de terciopelo púrpura. “A pesar de su magnificencia”, escribe Hadlow, “el atuendo de Carlota era muy pobre” y “el vestido, cargado con pesadas joyas, era demasiado grande para el esbelto cuerpo de Carlota”. Su capa de color púrpura, escribió Walpole, era “tan pesada, que los espectadores vieron tanto de su mitad superior como el rey mismo”.

carlota 3

 

A pesar de que en la biografía no hay indicios de otras posibles raíces, el historiador Mario de Valdes y Cocom, especializado en la diáspora africana, está convencido de que existía una conexión con África. Según sus investigaciones, ésta se remonta a una descendencia directa de una línea negra de la casa real portuguesa, concretamente, Margarita de Castro y Sousa.

Mario De Valdés y Cocom argumenta que Carlota descendía directamente de una rama negra de la familia real portuguesa: Alfonso III y su concubina, Ouruana, un moro negro. En el siglo XIII, “Alfonso III de Portugal conquistó una pequeña ciudad llamada Faro de los moros”, dijo Valdés en una entrevista con The Washington Post. “Exigió a la hija [del gobernador] como amante” y tuvo tres hijos con ella. Uno de sus hijos, Martín Alfonso, se casó con la noble familia De Sousa, que también tenía ancestros negros, y uno de sus descendientes fue Carlota de Mecklemburg.

Muchas de las especulaciones sobre las supuestas raíces africanas de la reina Carlota proceden de varios cuadros del pintor escocés Allan Ramsay, quien retrató a la monarca con el pelo muy encrespado y -si se toman por ciertas algunas interpretaciones- rasgos africanos.

queen-charlotte-V1PMYmH

La colección real describe el trabajo de Ramsay como “cercano a la elegancia, sutilidad y precisión del arte del retrato francés“, no hace, sin embargo, alusión alguna sobre las diferencias entre sus dibujos y la representación de Carlota por parte de otros pintores. Valdes opina que Ramsay, un declarado enemigo de la esclavitud, quería mostrar a la verdadera Carlota, mientras que otros pintores seguían las convenciones de la época y suavizaron los “rasgos indeseados”.

Ramsay, dijo Valdés, era un abolicionista casado con la sobrina de Lord Mansfield, el juez que dictaminó en 1772 que la esclavitud debería ser abolida en el Imperio Británico. Además, el pintor era tío por matrimonio de Dido Elizabeth Lindsay, la sobrina nieta negra de Lord Mansfield, cuya vida fue retratada recientemente en la película “Belle”.

Valdés cree, además, que en el clima racial actual, la genealogía de la reina es importante para la historia: la ciudad estadounidense de harlottesville, donde los supremacistas blancos realizaron un mitin de Unite the Right que se volvió violento, “lleva el nombre de esta reina. Su ascendencia es muy relevante”.

Por el contrario, Desmond Shawe-Taylor, responsable de la conservación de la colección real de pintura, The Royal Collection, no cree en la “princesa negra”. El Museo Británico posee una gran colección de caricaturas de la reina, dijo al periódico The Guardian. “Ninguna de ella la muestra como africana y se podría pensar que las caricaturas lo hubieran hecho si su origen africano hubiera sido evidente”, señaló. En su opinión, los dibujantes seguramente lo hubieran dejado claro.

Anuncios