Crónica, Japón

El impresionante trono de los Emperadores de Japón viaja lentamente a Tokio para la coronación

Los preparativos para la abdicación del emperador Akihito de Japón, el 30 de abril del año que viene, y de la entronización de su hijo Naruhito como nuevo monarca ya comenzaron a un ritmo lento pero firme. Ahora, la Agencia de la Casa Imperial está organizando el transporte por tierra del enorme trono de “Takamikura” a Tokio desde la vieja capital imperial de Kioto. El traslado de esta joya se realizará en agosto, meses antes de la ceremonia del próximo año para conmemorar el acceso del príncipe heredero.

Se espera que el trono con dosel de 8 toneladas y 6,5 metros de altura sea transportado por una empresa privada y sea sometido a reparaciones en el Palacio Imperial de Tokio para el ritual del 22 de octubre del próximo año, fecha en la que el príncipe heredero se convertirá ceremonialmente en el 126° emperador de Japón.

La ceremonia será el evento clave entre una serie de ritos de entronización que se llevarán a cabo a lo largo de 2019 para el Naruhito, de 58 años, quien sucederá al trono un día después de que el emperador Akihito abdique, el 30 de abril. La abdicación fue aceptada después de que el emperador de 84 años expresó su deseo de renunciar debido a su avanzada edad y su salud debilitada, con lo cual se convertirá en el primer emperador en renunciar al trono en más de 200 años.

La tradición indica que el diseño del Takamikura representa el descenso mitológico a la Tierra de Ninigi-no-Mikoto, nieto de la diosa del sol Amaterasu, quien fue enviado por los dioses míticos para gobernar el archipiélago japonés. El príncipe heredero Naruhito será el 126° heredero en la monarquía hereditaria más antigua del mundo, que se cree que se remonta a más de 2.600 años, incluidas las figuras legendarias cuya existencia se disputa.

SC236333

EL TAKAMIKURA COMENZÓ A SER UTILIZADO EN EL SIGLO VIII.

Los emperadores de Japón solo se sientan en este impresionante trono una vez en su vida, cuando anuncian oficialmente que han heredado la corona imperial. Se cree que el Takamikura comenzó a utilizarse por los emperadores del siglo VIII pero ya no se conserva el original. La estructura actual se ha utilizado desde la ceremonia de entronización de 1915 del emperador Yoshihito (1879-1926), póstumamente conocido como el emperador Taisho, y se encuentra en la Sala Shishinden en el Palacio de Kioto.

Para la ceremonia de entronización del emperador Akihito, en noviembre de 1990, el trono fue transportado desde Kioto por un helicóptero de la Fuerza de Defensa terrestre en una operación secreta tras una amenaza de bomba de un grupo radical. El uso del trono de Takamikura provocó una controversia religiosa en ese momento, ya que se consideraba como un símbolo del emperador que había sido considerado divino bajo el sintoísmo, la religión tradicional del país, en la que el emperador es venerado como un descendiente de la diosa del Sol.

Los críticos dijeron que el uso del trono para una ocasión estatal violaría la Constitución de la posguerra, que prohíbe al Estado involucrarse en actividades religiosas. Sin embargo, un alto funcionario de la Agencia de la Casa Imperial aseguró ahora que “las condiciones sociales cambiaron“, lo que hace posible transportar el trono por tierra esta vez.

n-throne-a-20180414-870x749

ENTRONIZACIÓN DEL EMPERADOR AKIHITO EN 1990.

El gobierno japonés está dispuesto a gastar alrededor de 500 millones de yenes del presupuesto del Estado hasta marzo de 2019 para el transporte y la reparación del trono, que será desmontado para su traslado y posiblemente rearmado en junio en Tokio. El trono está bastante deteriorado, especialmente en sus terminaciones de oro, por lo que será sometido a varios meses de minuciosa restauración.

Una vez que el trabajo de reparación haya finalizado, las diversas partes del trono se trasladarán a la gigantes sala estatal Matsu-no-Ma, donde se llevará a cabo la ceremonia de entronización. Se espera que el trono llamado “Michodai” que actualmente se guarda en el palacio de Kyoto y que será utilizado por la princesa heredera (futura emperatriz) Masako en la ceremonia, también sea trasladado a Tokio y reparado de manera similar.

El gobierno japonés ya analiza los detalles de las ceremonias de entronización. La primera de ellas tendrá lugar el 1 de marzo de 2019, cuando el príncipe heredero reciba las insignias del poder imperial en una ceremonia breve celebrada en el Palacio de Tokio. El secretario en jefe del Gabinete, Yoshihide Suga, dijo que solo los miembros varones mayores de edad de la familia imperial asistirán al ritual siguiendo la costumbre. Los críticos dicen que excluir a las mujeres no está es una pauta acorde con los tiempos.

Durante esta ceremonia, el nuevo emperador recibirá las regalías de la corona, incluyendo la espada sagrada y las joyas como prueba de acceso al trono. La Casa Imperial está considerando celebrar el Daijosai (Gran Rito de Acción de Gracias) del 14 al 15 de noviembre. Durante el evento -el ritual imperial más importante después de su entronización- el nuevo emperador comerá arroz cosechado durante el año en agradecimiento por la producción del grano en Japón.

Anuncios