En su lucha con el palacio y el gobierno, Laurent de Bélgica pierde una parte de sus ingresos

Al príncipe Laurent, hermano menor del rey Felipe de Bélgica, se le recortará la asignación de este año un 15 por ciento siguiendo una orden parlamentaria que se toma debido sus poco diplomáticas decisiones. Los diputados aprobaron la propuesta del Gobierno de recortar 46.000 euros (56.000 dólares) de la asignación del príncipe, quien previamente se había quejado amargamente de ello en una carta dirigida a la cámara.

“Esta anualidad, de la que se habla que se va recortar o eliminar según el parecer político o de los medios, es el precio por una vida, el precio por mi vida”, señaló en el escrito el hermano de 54 años del rey Felipe. Laurent recuerda además que la sanción es una “amenaza continua” para él, para su esposa y sus hijos, aun cuando su familia no tiene acceso al sistema social belga.

Con 93 votos a favor y 23 en contra los parlamentarios aprobaron poco después de la medianoche recortar la renta anual, que actualmente es de 308.000 euros (379.000 dólares).

El detonante de la disputa fue la comparecencia del príncipe en uniforme belga durante una celebración del 90 aniversario del Ejército chino en la embajada china en julio del año pasado. La foto, en la que se le ve a él y otros cortando un pastel, la difundió él mismo en su cuenta de Twitter.

Laurent solo puede presentarse como dignatario extranjero con el permiso del Gobierno y él no lo había solicitado para ese acto. El Gobierno de Bruselas ve en ello una política exterior paralela que no está permitida.

Laurent es el hijo menor del exrey Alberto II y de la reina Paola. Calificado por los medios belgas como el “príncipe rebelde” y “príncipe vaso lleno”, no es la primera vez que provoca un disgusto. En esta ocasión, el primer ministro Charles Michel actuó tras conversar con el rey Felipe.

Anuncios