Este es el mayor problema al que se enfrenta la boda de la princesa Eugenia de Inglaterra

El casamiento de la princesa Eugenia de York con su novio, Jack Brooksbank, fue anunciada para la primavera boreal de este año. La nieta de la reina Isabel II desea casarse en el mismo lugar en que lo hará su primo, el príncipe Harry, con Meghan Markle. Sin embargo, la organización del evento se está tornando complicada. En primer lugar, tuvo que ser retrasada porque los miembros de la familia real tenían las agendas ocupadas en septiembre y la casa real no quiere restar protagonismo a Harry y Meghan, que harán un gran viaje oficial al extranjero en esas semanas.

El segundo problema al que se enfrenta la boda de la princesa, de 27 años, es más familiar que protocolar. Según comenta la prensa británica, el abuelo de la futura novia, el príncipe Felipe, de 96 años, tiene una relación fría y tensa con la madre de Eugenia, Sarah Ferguson, y se niega incluso a estar en la misma residencia que la Duquesa de York. Sarah estuvo casada con el príncipe Andrés, el segundo hijo de la reina y Felipe, desde julio de 1986 hasta su anuncio de separación en marzo de 1992; se divorciaron oficialmente en mayo de 1996.

Las dificultades en las relaciones de la duquesa con la familia real se produjeron en 1992 cuando se publicaron fotos íntimas que la mostraban con el magnate petrolero John Bryan, a quien describió como su “asesor financiero”. Sarah se estaba quedando en Balmoral con la familia en el momento en que se publicaron las imágenes y la relación con sus suegros, en particular el duque de Edimburgo, quedó hecha trizas. En los años siguientes, Sarah pasó varias vacaciones en Escocia con la reina, Andrés y sus hijas pero siempre y cuando Felipe no estuvo presente.

Ahogada por las deudas, en 2010 Sarah volvió a escandalizar al Reino Unido cuando el tabloide «News of the World» la mostró en un video aceptando de un supuesto hombre de negocios –en realidad un periodista– un soborno de 45.000 euros a cambio de garantizar al supuesto empresario acceso directo al príncipe Andrés. La reina le retiró el saludo durante varios años, aunque finalmente la aceptó en su círculo íntimo,como en 2015 cuando, ante la furia de Felipe, Sarah fue invitada a las carreras de Ascot.

Según los informes, en esta importante ocasión el príncipe Felipe se mostró furioso. “Cuando su carruaje se alejó“, escribió el periodista Tom Sykes, “el duque de Edimburgo giró en su asiento para echarle otra mirada para dejar bien claro a las multitudes que miraban que no podía creer lo que veía“. “¿Qué está haciendo esa mujer espantosa aquí?”, dijo.Las especulaciones de que algún día pueden volver a casarse siguen vibrando, pero la verdad es que tal reunión nunca podría suceder mientras el príncipe Felipe todavía tenga aliento en su cuerpo. Incluso se enoja cuando la conversación se dirige a los arreglos de vida poco convencionales de Fergie y Andrés“.

El Duque de Edimburgo, cuya influencia como patriarca de la familia no ha declinado a sus 96 años y pese a haberse retirado de la vida oficial, todavía no soporta a su exnuera, sentimiento que comparte con su hijo Carlos y su nieto Guillermo. Por eso el gran dilema de los organizadores de la boda es: ¿Dónde sentar al abuelo de la novia cuando no quiere estar cerca de la madre de la novia? ¿Cómo retratar a Eugenia con su familia si abuelo y madre no se pueden ni ver?

El príncipe Andrés y su exesposa mantienen una relación excelente y viven juntos en el Royal Lodge (Windsor), aunque jamás volvieron a casarse y no se ha confirmado si viven como pareja o como amigos. Lo cierto es que, después de su divorcio, Sarah Ferguson perdió su estatus de Alteza Real y un lugar preponderante dentro de la Casa de Windsor. No fue invitada a la boda del príncipe Guillermo con Kate Middleton en abril de 2011. Sarah, que se casó en la Abadía de Westminster con Andrés, admitió más tarde que la exclusión le causó mucho daño. “Fue muy difícil. Porque quería estar allí con mis hijas(…) también fue difícil porque la última novia en caminar hacia ese altar fui yo“.-

Anuncios