Crónica

La impresionante colección de arte de Carlos I de Inglaterra reunida cuatro siglos después

Una nueva exposición en la Royal Academy of Arts de Londres revela la historia del rey Carlos I de Inglaterra como coleccionista de arte. Carlos (1600-1649) creó una de las colecciones de arte más fabulosas jamás creadas en Inglaterra, que luego fue vendida y esparcida por toda Europa después de su ejecución en 1649. La muestra “Charles I: King & Collector” reúne por primera vez 140 obras espectaculares de artistas como Tiziano, Van Dyck, Rubens, Holbein y Mantegna, algunas de los cuales llegarán a Gran Bretaña por primera vez en casi 400 años. La muestra incluye más de 90 obras prestadas por la Royal Collection, la colección de arte de la reina Isabel II, así como otros trabajos cedidos por museos como la National Gallery (Londres), el Louvre, el Prado o el Mobilier National (París), además de otras recopilaciones públicas y privadas.

Carlos I fue uno de los grandes coleccionistas de la historia, la Royal Collection es una de las grandes colecciones del mundo y las galerías de la RAA figuran entre las mejores del mundo“, con lo que “con una combinación así, esta exposición proporciona el perfecto lanzamiento de las celebraciones en 2018 por el 250 aniversario (del museo)”, indicó su presidente, Christopher Le Brun. Entre los platos fuertes de esta nueva exposición sobresalen los monumentales retratos creados por van Dyck del rey y su familia, pero también su cuadro “Cupido y Psyche”, así como la pintura “Minerva protege la paz de marte”, de Pieter Paul Rubens.

works-from-charles-is-art-collection-reunited-at-royal-academy-136424547983502601-180123133024

La exposición incluye además algunos de los óleos más relevantes del Renacimiento, como las series “El Triunfo del César” de Andrea Mantegna o “La cena en Emaús”, de Tiziano. Dos años antes de su ascensión al trono, en 1623, Carlos I visitó Madrid, donde quedó impresionado por la colección de los Habsburgo, tras lo que regresó a Inglaterra con varias obras de arte, entre las que figuraban cuadros pintados por Tiziano y Veronese. En un intento por formar su propia colección, el rey adquirió la colección Gonzaga, acumulada por los Duques de Mantua, y realizó diversos encargos a artistas de renombre de la época, como Anthony van Dyck, quien fue designado “pintor principal” de la corte inglesa en 1632.

“La magia de esta exposición es que revela el desarrollo del arte europeo en un momento crítico de su historia”, dice el diario The Guardian. “Carlos atesoró el arte del Renacimiento al mismo tiempo que contrataba a contemporáneos, liderados por Rubens y Van Dyck, quienes reinterpretaron ese arte en el nuevo estilo conocido como barroco“. La gran ambición de Carlos, opina el diario “The Independent” era “crear una colección de grandes obras, de vivos o muertos, para adornar las paredes de sus muchos palacios, a fin de demostrar que su corte era al menos igual, en gusto y sofisticación, a la de la Habsburgo en Europa. Y tuvo éxito.Tenía buen gusto. Compró obras de manera oportunista, y especialmente de los Gonzaga de Mantua. Y su joven esposa francesa, Henrietta Maria, también tenía un ojo educado“.

Charles I: King and Collector exhibition

Meses después de que Carlos I fuera ejecutado, en 1649, la recopilación real se puso a la venta para sufragar las deudas del Estado contraídas por el rey, y las obras terminaron diseminadas por toda Europa. Pese a que muchos de esos trabajos lograron recuperarse durante la Restauración -Carlos II logró comprar muchos de los tesoros de su padre-, otros forman hoy parte de prestigiosas colecciones como la que tiene el Museo del Louvre, en París, o el Prado, en Madrid. La “Royal Academy Of Arts” resalta que Carlos I logró amasar con el tiempo una selección de obras sin parangón, que resultó determinante para cambiar la manera de entender el arte en Inglaterra. En 1649, la colección real constaba de unas 1.500 pinturas y 500 esculturas.

La muestra estará abierta al público hasta el 15 de abril de 2018.

Anuncios