Crónica

¿Conde de Ross? El príncipe Harry podría recibir un trágico título escocés por su boda con Meghan Markle

Desde que se anunció el compromiso del príncipe Harry de Inglaterra con Meghan Markle, se ha especulado con la posibilidad de que la reina Isabel II les “regale” los títulos de Duque y Duquesa de Sussex. Sin embargo, esto abre la posibilidad de que reciban también, como parte del regalo de bodas, un título real escocés. La prensa de Escocia asegura que la opción más probable es que el príncipe y su esposa se conviertan, además, en el Conde y la Condesa de Ross.

Desde hace varios siglos, el monarca británico otorga un puñado de títulos nobles a sus familiares, y en el siglo XX la tradición se relacionó con las bodas reales. En cierta forma, el monarca “obsequia” títulos a los miembros de su familia cuando se casan. Sucedió en 1947, cuando el rey Jorge VI nombró a su futuro yerno, Felipe Mountbatten, con los títulos de Duque de Edimburgo, Conde de Merioneth, y Barón Greenwich.

Desde 1957 el príncipe Carlos, heredero del trono, tiene entre sus títulos el de Duque de Rothesay, un título noble originado cuando Escocia era un reino independiente y generalmente otorgado al hijo mayor del rey escocés. El príncipe Andrés recibió en 1986 el título escocés de Conde de Inverness y en 2011 el príncipe Guillermo recibió de su abuela el Condado de Strathearn. Estos títulos se usan oficialmente cuando los miembros de la familia real están en Escocia, en una tradición que busca que Escocia mantenga su propia identidad dentro el Reino Unido.

Por otra expertos en asuntos monárquicos británicos creen posible que el príncipe Harry sea nombrado conde en lugar de duque, asegurándose de tener un título menor al de su hermano Guillermo, quien es heredero directo del trono británico. De esta forma se desecharía la anterior conjetura de que el príncipe recibiría el Ducado de Sussex, utilizado por última vez en el reinado de Victoria I. Si la reina Isabel II optara por regalar a su nieto un título escocés, podría nombrarlo Conde de Ross o bien Conde de Dumbarton, de Deloraine, de Ormond, de Forfar, o de Moray.

“El extinto Condado de Ross podría ser la pareja perfecta”, explica el diario “Press and Journal”, “porque tiene una larga historia de haber sido otorgado a los segundos hijos reales”. Pero el periódico asegura que lo que podría frenar a la reina Isabel II a regalar el condado honorífico de Ross es que sobre el título planea la sombra de un monarca ejecutado.

Wendy Bosberry-Scott, coeditora del libro de referencia “Debrett’s Peerage and Baronetage”, dijo: “El título escocés que el príncipe Harry recibe es probable que sea un condado, pero hay muy pocas pistas aquí”. “Un posible candidato es el Condado de Ross”, explica Bosberry-Scott, “pero este último fue ocupado por Carlos I, quien fue ejecutado en 1649, por lo que puede considerarse desafortunado. Dumbarton es otra posibilidad pero, en este punto, es meramente especulación y se tendrán que considerar muchos factores antes de elegir un título adecuado“.

El Lord de las Islas asoció el título de Conde de Ross a la Corona escocesa en el siglo XV. Desde entonces hubo cuatro titulares reales desde que incluyeron al príncipe James Stewart, el segundo hijo del rey Jacobo III de Escocia, y Alexander Stewart, el segundo hijo sobreviviente de Jacobo IV. Los otros destinatarios de este título encontraron muertes espeluznantes: Lord Darnley, esposo de la reina María Estuardo de Escocia, fue asesinado en 1567, y Carlos I -rey de Inglaterra y Escocia- fue decapitado por las fuerzas parlamentarias. Fue la última vez que se utilizó el título.

Anuncios