Crónica

Eugenia de York protagonizará la primera boda de una princesa británica en 25 años

La última vez que una princesa británica se casó lo hizo en una boda verdaderamente atípica: sin carruajes de caballos, sin tiaras, sin multitudes, sin banquete de gala. La princesa Ana eligió en 1992 un casamiento en una remota iglesia de Escocia bajo un frío espantoso, con un vestido que ya había usado y salió de la iglesia rumbo a su luna de miel manejando su propio automóvil. Ocurrió hace 25 años y fue la última vez que una princesa inglesa llegó al altar.

Un cuarto de siglo después, la próxima princesa en casarse en el Reino Unido será Eugenia de York, una de las cuatro nietas de la reina Isabel II, quien anunció su compromiso con su novio, Jack Brooksbank. Según la casa real, la pareja se comprometió a comienzos de mes en Nicaragua, y en una entrevista la princesa Eugenia confesó que lloró en el momento porque fue muy romántico.

Según informó el palacio de Buckingham en un comunicado, la reina y el príncipe Felipe están “muy contentos” con la noticia y desean todo lo mejor a los novios. La boda será la segunda del año en la Casa de Windsor y tendrá lugar en la misma capilla donde el príncipe Harry, primo de Eugenia, se casará con la actriz Meghan Markle en mayo. Se espera que sea una ceremonia sencilla, sin la pompa que tuvo el casamiento del príncipe Guillermo en 2011.

Boda en Windsor

La_princesa_Eugenia_56030628

La impresionante iglesia gótica del siglo XV donde se casará Eugenia se encuentra en el interior del Castillo de Windsor, muy querido por la reina. “Lleno de historia, ofrece un lugar un poco más íntimo para las nupcias reales, pero que todavía es apropiadamente grandioso“, dice el diario “Daily Mail”, que agrega que el templo “tiene alrededor de 800 invitados y es muy conveniente para la reina, ahora de 91 años, y el duque de Edimburgo, de 96 años, que pasan una gran cantidad de tiempo en el castillo del Berkshire“.

Las recepciones para la boda del príncipe Harry y Meghan Markle y, posteriormente, la de Eugenie y su prometido Jack Brooksbank podrían celebrarse en el St George’s Hall, de 55 metros de largo, tradicionalmente utilizado para brillantes cenas de Estado.

El príncipe Andrés confesó a la BBC que está “totalmente feliz y entusiasmado”: “Jack es un joven absolutamente extraordinario“, dijo sobre su futuro yerno. También Sarah Ferguson publicó en Twitter una instantánea de los novios con las palabras “felicidad total”.

Eugenia, de 27 años, es la segunda hija del príncipe Andrés, duque de York, y su ex mujer, Sarah Ferguson. El novio, Brooksbank, de 31 años, es considerado una “socialite” por los medios británicos y dirige el club londinense Mahiki, muy frecuentado por famosos. Tiene un poco de sangre noble en sus venas: descendiente de los reyes Eduardo III de Inglaterra y Jacobo II de Escocia, su bisabuelo, el conde de Leicester, fue asistente del rey Jorge VI, bisabuelo de Eugenia.

La nieta de la reina dijo que fue una “gran sorpresa” cuando Brooksbank se arrodilló frente a un volcán cuando el sol se estaba poniendo en Nicaragua a principios de este mes. La princesa dijo que estaban mirando un lago mientras el sol se ponía antes de la propuesta. “El lago era tan hermoso“, dijo. “La luz era solo una luz especial que nunca había visto. De hecho, dije que este era un momento increíble, y luego hizo la pregunta, lo que fue realmente sorprendente a pesar de que llevamos juntos siete años”. “Fue el momento perfecto, no podríamos estar más felices“, agregó.

Eugenia y Jack se conocieron en febrero de 2010, durante las fiestas del cumpleaños 50 del príncipe Andrés en las pistas suizas de esquí de Verbier. La princesa tenía solo 19 años en ese momento y estudiaba inglés, política e historia en la Universidad de Newcastle. Desde entonces el noviazgo se mantuvo sólido, con una pequeña interrupción cuando ella se mudó a Nueva York para trabajar en una casa de subastas. Según el diario “The Sun”, “la pareja conversó por Skype para mantener el fuego encendido a pesar de estar separados por miles de kilómetros y varias horas de zona horaria“.

Empleado de un pub

La_princesa_Eugenia_56030552

Eugenia es hija de un príncipe y nieta de la reina de Inglaterra, pero los orígenes de Brooksbank son diferentes: trabajó como empleado del pub “Admiral Codrington”, en Chelsea, luego en el “Markham Inn”, donde trabajó tres años, y finalmente en el mundialmente famoso local nocturno “Mahiki” del barrio londinense de Mayfair. En 2010 Jack renunció a su trabajo para incursionar en su propio comercio de vinos y ahora es el embajador de la marca “Casamigos Tequila”, cofundado por George Clooney.

La princesa es la octava en la línea de sucesión al trono británico, a cuya cabecera se encuentra su tío, el príncipe Carlos, quien este año cumplirá 70 años. No obstante, a partir de abril la importancia de Eugenia dentro de la monarquía disminuirá un poco más con el esperado nacimiento del tercer hijo de los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina. Las princesas Eugenia y Beatriz no asumen ningún compromiso oficial en el marco de la familia real pues, según medios británicos, el príncipe Carlos desea que este círculo se mantenga lo más estrecho posible.

Las bodas reales son una tradición intocable de la realeza británica, pero no es muy antigua. Hasta 1922, la realeza se casaba en la intimidad, sin desfiles, publicidad, ni multitudes. Pero ese año el rey Jorge V quiso aprovechar la oleada de popularidad de la monarquía y organizó la boda de su hija, María, en la Abadía de Westminster. Fue una ceremonia reluciente que reunió a miles de británicos en las calles para presenciar el desfile de carruajes. Las siguientes princesas en casarse continuaron la tradición: Margarita, en 1960, Alejandra de Kent, en 1963, y la princesa Ana con su primer marido, en 1973.

Anuncios
This entry was posted in: Crónica

por

Creador y autor de Secretos Cortesanos. En Twitter y en Instagram soy @dariosilvad.