La vida casi desconocida de Eugenio de Suecia, el príncipe pintor

Setenta años después de su muerte, el príncipe Eugenio de Suecia es considerado uno de los más grandes artistas suecos de su época y por otras peculiaridades: no hizo carrera militar (una noticia sorprendente para un príncipe del siglo XIX), nunca se casó, expuso sus obras en la Exposición Universal de 1889, simpatizó con los movimientos sociales y obreros y abrió las puertas de su casa a reuniones clandestinas de grupos antinazis en la Segunda Guerra Mundial.

Eugenio nació en el castillo de Drottningholm en el verano de 1865, siendo el más joven de cuatro hermanos y se siempre fue muy cercano a su madre. La reina Sofía se aseguró de que pusieran a los niños en una escuela privada para varones en lugar de enseñarles en casa, como era costumbre entre los miembros de la realeza. Cuando Eugenio tenía siete años, su padre, el rey Oscar II, fue coronado y la familia se mudó al Palacio Real de Estocolmo, lo que causó una gran tristeza al príncipe, que hubiera preferido seguir viviendo en la tranquilidad del palacio Drottningholm, fuera de la ciudad.

Eugenio provenía de una familia donde no reinaba el amor. La reina Sofía tuvo fue engañada abiertamente por su marido y pasaba largas temporadas en el extranjero para escapar de la humillación que sufría en Suecia. Se llevaba con ella a Eugenio a Heidelberg (Alemania), donde el joven adolescente recibió clases de pintura como parte de su educación general.

Cuando Eugenio declaró que quería ser artista en serio, su padre no puso salir de su asombro: no concebía la idea de que el hijo del rey de Suecia vendiera pinturas en lugar de hacer carrera en el ejército. Pero la reina Sofía se dio cuenta de que su hijo menor había estudiado arte en París y se había dedicado a una vida bohemia a principios de los años veinte.

La colonia de artistas suecos inicialmente se mostró escéptica al traer a un príncipe frívolo al círculo, pero se enamoró de su estilo sencillo y modesto. Allí, Eugen se convirtió en un buen amigo de los artistas Anders Zorn y Carl Larsson. Una vez de vuelta en Suecia, durante la década de 1890 pintó la mayoría de sus pinturas más famosas, “The Old Castle” y “Molnet” se han convertido en tan queridos que ahora están disponibles como carteles. Firmaba sus obras con el nombre de “Eugéne” y popularmente era conocido como el “Målarprinsen” (el príncipe pintor).

k5_x024-634x400

Varias de las pinturas del príncipe llegaron a Tyresö, donde pasó una gran cantidad de veranos junto con sus amigos artistas. De lo contrario, vivió durante mucho tiempo con su hermano Carlos en el palacio de Arvfsten. Cuando Eugenio se acercaba a los cuarenta años, construyó la casa con forma de castillo en Waldemarsudde, adonde se mudó 1905. La casa estaba repleta de obras de arte, tenía un parque con esculturas y un jardín con flores espinosas.

El más artista de la dinastía Bernadotte -familia que siempre se destacó por sus dotes bohemios, intelectuales y artísticos- pintó tanto dentro de su estudio como en la naturaleza. De vez en cuanto partía hacia alguno de los paisajes más lindos de Suecia para pintar desde su auto, en días un poco más viejos que con mucho gusto tomó un paseo en automóvil a un lugar hermoso y lo pintó desde el automóvil.

El príncipe era una personalidad cultural importante, independiente y sobre todo era muy leal a la corona sueca. Pero también era conocido como el “Príncipe Rojo”, un liberal de mente revolucionaria, que simpatizó con el movimiento obrero, el sufragio universal y las demandas de 8 horas diarias de trabajo. Sin embargo, cuando Hitler tomó el poder en Alemania, Eugenio optó por ser neutral y convirtió su hogar en un punto de reunión para los antinazis y refugiados del régimen.

Y en el amor, ¿cómo le fue? Nadie lo sabe realmente, pero se cuenta que Eugenio le había prometido a su padre que no se casaría con ninguna persona que no tuviera “sangre azul”. Pero el amor no puede ser planeado y se dice que el príncipe se convirtió en una nueva persona cuando conoció, a la edad de 60 años, a la condesa Ebba Bonde. Los chismes que corrían por el palacio hablaban de sus intensas relaciones sexuales, pero ella estaba casada y Eugenio amaba la vida de soltero. Murió en 1947 y su tumba se encuentra en los jardines de su amada casa de Waldemarsudde.

IBL Collection
Prins Eugens 80- årsdag, Waldemarsudde 1/8 1945. Prinsen vid presentbordet. (c) IBL Bildbyrå / Karl Sandels Samling
Anuncios