Crónica

Obituario: Francisco de Francia, el príncipe sin destino (1961-2017)

El príncipe Francisco de Francia, duque de Vendôme, falleció el sábado 30 de diciembre de 2017 a los 56 años. Una enfermedad durante el embarazo condenó al niño a un retraso mental que lo apartó de las obligaciones dinásticas, pero le permitió disfrutar de una vida sencilla y tranquila en Francia. Su fallecimiento fue comunicado por su padre en nombre de toda la familia.

Francisco (François) era el primer hijo varón de Enrique, conde de París, heredero de la monarquía francesa a través de la dinastía Orleáns. Su madre es la princesa alemana María Teresa, titulada duquesa de Montpensier después de su divorcio de Enrique. El fallecido llevaba en sus venas sangre de los reyes de Francia, España, Baviera y Portugal, además de los emperadores de Austria y Brasil.

María Teresa tuvo una hija en 1959, la princesa María Isabel, por lo que se esperaba que su segundo hijo fuera un varón que heredara la jefatura dinástica. La alegría de la familia fue inmensa pero pronto los médicos detectaron que el niño nacido en febrero de 1961 padecía una grave discapacidad mental que lo acompañaría el resto de su vida.

María Teresa de Wurttemberg había padecido toxoplasmosis durante el embarazo. Lo mismo sucedió con su hermana menor, la princesa Blanca, nacida en 1962. Sus otros hermanos son los príncipes Juan (1965) y Eudes, duque de Angulema (1968).

En los últimos años de su vida, Francisco, a pesar de permanecer alejado de los asuntos dinásticos, fue protagonista de una batalla familiar por la jefatura de la Casa de Orleáns. En 1999, al morir su abuelo Enrique (conde de París), su padre, también llamado Enrique, heredó la pretensión al trono francés. En 2016, el conde de París nombró heredero (“Delfín de Francia”) a Francisco y a su segundo hijo, Juan, como “Regente del Delfín”.

El nombramiento desató un escándalo familiar. Juan, cuatro años menor que Francisco, argumentó que en vez de actuar como regente de su hermano, él debía ser declarado heredero y convertirse en pretendiente del trono francés al morir su padre.El propósito de Juan era que la Casa de Orleáns tuviera un heredero “presentable” por si los franceses algún día deciden reestablecer de la monarquía.

El príncipe Juan -titulado actualmente Duque de Vendôme- defendió su posición al decir que su fallecido abuelo había “formalizado” las reglas de sucesión en vista de “la grave discapacidad del príncipe Francisco, que no tiene esperanza de cura”. Sin embargo, la familia terminó por aceptar la voluntad del conde de París y se formó un “Consejo de Regencia” compuesto por Juan, el duque de Orleáns y el duque de Chartres.

El fallecido príncipe Francisco era el heredero directo de una rama de la Dinastía Borbón, los Orleáns, que reinaron en Francia desde la Revolución en 1830, al ser derrocados los últimos reyes borbónicos. Aunque solamente un Orleáns llegó al trono francés -Luis Felipe- esta familia se mantuvo siempre cerca del trono. Todos ellos descienden de Felipe, duque de Orleáns, hermano de Luis XIV y ancestro de todas las familias reales católicas de Europa.

El jefe de la dinastía Orleáns -ahora Enrique y en el futuro Juan- ostenta los “títulos de cortesía” de Conde de París y Duque de Francia, que no tienen estatus legal bajo la República Francesa. La monarquía francesa fue extinguida en el siglo XIX y el último rey fue Luis Felipe de Orleáns. Pero también los Borbones -descendientes de la familia del guillotinado rey Luis XVI- y los Bonaparte -descendientes de Napoleón III- defienden ser los legítimos herederos de un trono que ya no existe.

Francoise Henri Louis Marie de Orleáns, príncipe de Francia y duque de Clermont, nació el 7 de febrero de 1961 y murió en París el 30 de diciembre de 2017. Al igual que todos los miembros de la familia Orleans, será sepultado en la capilla real de Dreux, Francia.

Anuncios