Gran Bretaña

El presidente ruso que casi desata un incidente diplomático al intentar abrazar a la reina de Inglaterra

presidente de Rusia, Boris Yeltsin (1931-2007), primer presidente de Rusia tras la caída de la URSS, amenazó con desatar un incidente diplomático cuando intentó abrazar a la reina británica Isabel II, de acuerdo con los archivos recientemente publicados por el gobierno. Los documentos muestran que, si bien la monarca esquivó hábilmente sus atenciones, los funcionarios sugirieron que los rusos deberían ser informados en el futuro de que la gente el soberano británico es “intocable”.

Estos documentos se encuentran entre un lote de alrededor de 90 archivos de los años ’80 y principios de los ’90 publicados por los Archivos Nacionales. Los detalles surgieron en un informe estatal de la visita de Yeltsin a Londres en noviembre de 1992 por el traductor de la oficina de Relaciones Exteriores, KA Bishop, en la que señaló que el presidente ruso había sido “muy táctil”: “Incluso se las arregló en Greenwich durante las despedidas para dar un medio abrazo a Su Alteza Real el Duque de York, que bien podría haber sido seguido por un abrazo si no se hubieran tomado medidas evasivas“, escribió.

rusia 2

El documento dice: “Yeltsin también tomó dos veces el brazo de la reina y una vez incluso intentó rodear su cintura, pero se vio frustrado (sin ofenderse) por la habilidad sin esfuerzo de uno con años de entrenamiento. Si alguna vez visita Rusia y se encuentra con Yeltsin, puede valer la pena informar a sus anfitriones que, aparte de los apretones de manos, la gente no ‘toca’ a la Reina”.

El incidente recordó la infame ocasión en que el primer ministro australiano Paul Keating puso su mano sobre la espalda de la Reina y se ganó el sobrenombre de “lagarto de Oz” en la prensa británica. Bishop también señaló que a pesar de su conocida afición por el alcohol, Yelstin fue “bastante medido” con el vino durante la visita, aunque en una recepción cuando le ofrecieron agua la “hizo a un lado con un gesto que sugería algo más fuerte“. Con el paso del tiempo, las reglas de la realeza británica se suavizaron. Aunque a sus 91 años la reina Isabel II es un hito viviente de la realeza mundial, lo cierto es que ya muchos rompieron con su aura intocable, como la primera dama estadounidense, Michele Obama.

rusia 3

Anuncios