Crónica

Michael de Kent, la “princesa racista” avergonzada, apenada y afligida por las críticas

Abrumada por las críticas de las redes sociales y de la prensa, la princesa británica Michael de Kent tuvo que emitir una disculpa pública por usar un prendedor (o broche) con “connotaciones racistas” en el almuerzo navideño celebrado esta semana en el palacio de Buckingham. Al almuerzo asistió por primera vez la actriz estadounidense Meghan Markle, prometida del príncipe Harry.

La princesa, esposa de un primo de la reina Isabel II, manifestó estar “muy apenada y afligida porque ha causado una ofensa“, dijo la portavoz Simon Astaire, según los periódicos británicos. La polémica estalló en la prensa británica cuando la princesa eligió usar un broche “nefasto” sobre su hombro durante el almuerzo navideño de la realeza en el que tomaron parte.

La cita, una ocasión anual que en la que Isabel II reúne a toda la su familia, hacía centro en Meghan Markle, quien abandonó su carrera de actriz para casarse con Harry.  El tradicional encuentro por primera vez se saltaba el protocolo no escrito de no aceptar a parejas de sus ilustres invitados si aún no han contraído matrimonio. Justamente, Markle tiene orígenes afroamericanos -su padre es negro- por lo que muchos interpretaron el prendedor de Kent como una ofensa a ella.

En las redes sociales, se formularon acusaciones contra la esposa del príncipe Michael de Kent, que es primo de la reina Isabel II. Entre otras cosas, la prensa se pregunta si la novia de Harry conoció a la princesa durante el almuerzo. El broche fue un regalo y fue usado varias veces en el pasado“, dijo la portavoz de Kent intentando justificar su presencia en el almuerzo. Y dejó entrever que la Princesa de Kent ha decidido no usarlo más en el futuro.

Se trata de un prendedor Blackamoor, que es un tipo de joyería originaria del siglo XVI que es muy controvertida por fomentar el racismo. Muchas figuras que aparecen en las joyas están hechas a partir de retratos de sirvientes descendientes de esclavos africanos. No es la primera vez que la Princesa de Kent es acusada de racismo. En año 2004 protagonizó otra polémica tras pedirle a un grupo de afro-americanos que cenaban en un restaurante de Nueva York que “volvieran a las colonias“.

La propia Meghan habló en más de una ocasión del racismo que recibe por ser hija de una pareja interracial. “Es una pena que la gente todavía se fije en eso, pero al final del día estoy orgullosa de quien soy y de donde vengo“, explicó la actriz durante la entrevista con la BBC con motivo de su compromiso con el Príncipe Harry.

El del príncipe Harry con Meghan Markle es el primer matrimonio “interracial” de la realeza británica. En el pasado, el nieto de la reina Isabel II se sintió obligado a hacer un inusual llamamiento contra los comentarios “sexistas y racistas” que se leían en las redes sociales sobre Markle y el racismo entre líneas que escondían algunos reportes de prensa. Aquello le valió muchas simpatías.

¿Quién es la princesa Michael de Kent?

La princesa Michael de Kent nació la Baronesa Marie Christine von Reibnitz en 1945, en la población alemana de Sudetes, ahora en la República Checa. Nació poco antes del final de la Segunda Guerra Mundial, en la que su padre se desempeñó como mayor en la SS nazi. Después de que su primer matrimonio con el banquero inglés Thomas Troubridge terminó, se casó con el príncipe Michael de Kent – el primo hermano de la reina – en una ceremonia civil en Viena, Austria, en 1978. La pareja tiene dos hijos: Lord Frederick Windsor y Lady Gabriella Windsor. Trabajó como diseñadora de interiores, antes de convertirse en autora, y se especializó en libros sobre realeza europea.

Anuncios