Crónica

El emperador Akihito desea una ceremonia de abdicación “simple” pero será una ocasión histórica para Japón

El gobierno de Japón está considerando celebrar la ceremonia de abdicación del emperador Akihito en el Palacio Imperial el 30 de abril de 2019, como “una ocasión estatal”, informaron fuentes gubernamentales citadas por el diario The Japan Times. La abdicación del emperador, a la edad de 85 años, será la primera del país en más de 200 años. Su hijo mayor, Naruhito, se prepara para iniciar su reinado oficialmente al día siguiente.

El gobierno piensa meticulosamente la forma organizar la primera ceremonia de abdicación en el Japón moderno sin crear un conflicto con la Constitución, que prohíbe que el emperador tenga poder político. Bajo la ley suprema, que entró en vigor en 1947, el emperador, una vez considerado divino, se define como “el símbolo del estado” y su poder político es nulo.

Akihito, que ya lleva casi 29 años de reinado, desea abdicar en una ceremonia que es “lo más simple posible”, en parte para no restar brillo a la entronización del príncipe heredero, que se realizaría unos meses más tarde, según Shinichiro Yamamoto, el gran administrador de la Agencia de la Casa Imperial. “No habrá invitados o desfiles de dignatarios extranjeros y el emperador no aparecerá ante el público en el palacio para un saludo de despedida“, dijo Yamamoto.

La ceremonia de abdicación se celebrará el 30 de abril de 2019.

El secretario en jefe del gabinete, Yoshihide Suga, encabezará un comité de expertos en enero que tendrá por objetivo prepararse para una serie de ceremonias basadas en rituales tradicionales. El propósito de este comité será recurrir a los documentos históricos de la Casa Imperial para realizar una ceremonia idéntica a la celebrada en 1817, cuando abdicó el emperador Kokaku.

Otro de los eventos a organizar será el “Shokei no Gi”, ceremonia en la que se entregan al nuevo emperador las Insignias Imperiales, es decir, la Espada Sagrada y las Joyas Curvadas de las insignias Imperiales, así como el Sello Privado y el Sello Estatal. Esta ceremonia suele realizarse horas después de que un emperador ha muerto.

La ceremonia de entronización del emperador Akihito se celebró el 12 de noviembre de 1990, tras la muerte de su padre, Hirohito, a quien se conoce póstumamente como el emperador Showa, en enero de 1989. Asistieron unos 2.200 invitados, incluidos jefes de estado extranjeros. La entronización fue organizada como un “Acto de Estado” de acuerdo con la Ley de la Casa Imperial, pero esta ley, que data de 1947, carece de una disposición sobre una ceremonia de abdicación.

Esta semana se informó que, tras su abdicación, Akihito vivirá en el Palacio Togu.

Anuncios