Crónica

La futura emperatriz de Japón, educada en Harvard y Oxford, sale lentamente de su ostracismo

La princesa Masako, que ha luchado durante muchos años contra la depresión, prometió continuar sus esfuerzos para cumplir con sus deberes en una declaración emitida este 9 de diciembre, día de su cumpleaños 54. Cuando pienso en el futuro, siento una gran sensación de emoción“, dijo la esposa del príncipe Naruhito, quien se convertirá en el 126º emperador de Japón después de la abdicación del emperador Akihito, que se celebrará el 30 de abril de 2019. Naruhito, el hijo mayor del emperador Akihito, ascenderá al trono al día siguiente, con lo que Masako se convertirá en Emperatriz Consorte.

Siguiendo al Emperador y a la Emperatriz como mi guía, intensificaré mis esfuerzos para poder cumplir con mis deberes mientras apoyo a mi esposo“, dijo Masako. La exdiplomática educada en Harvard y Oxford todavía sufre de una enfermedad relacionada con el estrés, pero ha mostrado signos de recuperación en los últimos años, apareciendo en público con más frecuencia. De acuerdo con la Agencia de la Casa Imperial, este año la princesa participó en 64 funciones públicas y ritos imperiales que la obligaron a abandonar su residencia durante el año pasado. Esa es la mayor cantidad desde 2012.

Este año, la princesa Masako asistió a dos fiestas bianuales en el jardín imperial y viajó a ciudades regionales en seis ocasiones. Estoy agradecida y contenta porque las cosas que puedo realizar aumentan gradualmente“, dijo Masako. En 2004, la Agencia de la Casa Imperial dijo que a la princesa se le diagnosticó un “trastorno de adaptación”. Según su equipo médico, se está recuperando, pero aún tiene altibajos. La casa imperial tiene el propósito de resguardar a la princesa de la presión mediática y pública, sobre todo cuando se encuentra tan cerca de convertirse en emperatriz.

Lea además: Japón podría celebrar la entronización del príncipe Naruhito con 10 días feriados

En 2004, Naruhito generó revuelo cuando declaró que desde la corte se estaba “intentando minar” la carrera y la personalidad de su esposa. Masako está “agotada” tras años de intentarse adaptar a la familia imperial, declaró. El príncipe siempre intenta proteger a su mujer y pedir comprensión, pero a los círculos conservadores no siempre les entusiasma esa preocupación de Naruhito.

Su familia “es el único tema con el que se compromete“, dijo una vez el profesor Takashi Mikuriya, de la universidad de Tokio, refiriéndose a Masako en la revista Bungei Shunju Las palabras de Mikuriya se traducen en que el príncipe tendría que haberse ocupado sobre todo de su futuro papel como emperador. Otros van más allá: en la revista Shincho 45, un expertos en asuntos cortesanos llegó a decir que Naruhito debía renunciar al trono si quería optar por una familia moderna.

En los últimos años se levantaron muchas voces críticas contra la princesa, quien desapareció por completo de la vida pública y no cumplía con sus obligaciones ni acompañaba a Naruhito en sus viajes oficiales al extranjero. En una ocasión, durante unas vacaciones de esquí en Nagano, un hombre se dirigió a la princesa en la estación de tren de Tokio y la confrontó: “¡Nos está robando el dinero a los contribuyentes! Finge enfermedad y elude responsabilidades. Fuera del palacio imperial!”

Lea además: Abdicación en Japón: el final del reinado de Akihito ya tiene fecha

El emperador Akihito, de 83 años, quien ascendió al trono en 1989, y la emperatriz Michiko, de 83, a menudo viajan a áreas afectadas por el desastre para consolar a los sobrevivientes. También hicieron viajes a los campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial en el extranjero para rendir homenaje a quienes perdieron la vida. Japón luchó en la guerra en nombre del padre del emperador Akhito, el emperador Hirohito, póstumamente conocido como el emperador Showa.

“Me gustaría expresar mis más profundos respetos y mi gratitud por la conducta pasada” de los emperadores, dijo Masako. También dijo que estaba “profundamente agradecida” por el “cálido apoyo” de la pareja imperial y por la oportunidad de aprender de ellos a lo largo de los años. Mirando hacia atrás durante el año pasado, la princesa expresó su simpatía por los afectados por los desastres naturales, incluidas las inundaciones en Kyushu en julio, así como por las dificultades aún agudas causadas por el gran terremoto y maremoto de marzo de 2011 en Tohoku.

En cuanto a su única hija, la princesa Aiko, Masako dijo que la joven de 16 años parece disfrutar de la escuela secundaria con sus amigos. “Quiero que tenga muchas experiencias y crezca más, teniendo en cuenta la importancia de tener un corazón agradecido y afectuoso“. La heredera renunció a su carrera como diplomático en 1993 para casarse con Naruhito. Ella dio a luz a la princesa Aiko en 2001, pero continuó siendo presionada para producir un heredero varón ya que la ley estipula que solo los hombres nacidos del linaje masculino de la familia imperial pueden ascender al trono.

Lea además: El viejo protocolo resucitará en la coronación del futuro emperador de Japón

Anuncios
This entry was posted in: Crónica

por

Creador y autor de Secretos Cortesanos. En Twitter y en Instagram soy @dariosilvad.