Rumania

Miguel de Rumania, el primo de Europa, emparenta con todas las casas reales

El recientemente fallecido exrey Miguel de Rumania fue uno de los primos más queridos de la reina Sofía de España y amigo de la infancia del duque de Edimburgo, consorte de la reina Isabel de Inglaterra. Pero lazos de Miguel con la Europa de sangre azul no terminan allí y son más fuertes y estrechos de lo que se cree.

Ante nada, Miguel I era descendiente de la reina Victoria de Inglaterra (1819-1901) por partida doble. Su abuela paterna, María de Sajonia-Coburgo-Gotha (esposa del rey Fernando de Rumania) era una de las nietas más jóvenes de la monarca británica. Mientras tanto, su abuela materna, Sofía, era una princesa prusiana, hermana del último káiser alemán y nieta de Victoria I. A través de su abuela, el rey Miguel emparenta con las casas reales de Inglaterra, Rusia, Prusia y Suecia.

 

 

Miguel I era también descendiente de otro de los grandes monarcas del siglo XIX, el rey Christian IX de Dinamarca (1818-1906). Esto es gracias a su madre, la princesa Helena de Grecia (1896-1982), hija del rey Constantino I de Grecia (1870-1923), nieta del rey Jorge I de Grecia (asesinado en 1913) y bisnieta del mencionado rey danés. Al descender de Christian IX, Miguel emparenta con las familias reales de Dinamarca, Noruega, Bélgica y Luxemburgo.

Miguel I no tuvo hermanos. El matrimonio de sus padres fue un desastre y duró muy poco, aunque el padre -el rey Carol II- tuvo otro hijo de su primera esposa. Sin embargo, el rey Miguel tuvo muchos primos, esparcidos por casi todas las dinastías europeas. Uno de sus primos hermanos fue Constantino II, último rey de Grecia. Otra de sus primas, de trágico destino, fue la reina Alejandra de Yugoslavia, nacida princesa de Grecia.

El duque de Aosta -pretendiente al trono italiano-, el príncipe Felipe de Edimburgo, el príncipe historiador Miguel de Grecia se cuentan entre los parientes de Miguel I por el lado materno. Y hay que mencionar también a su prima hermana Sofía de Grecia, la esposa del rey Juan Carlos y madre del rey Felipe VI de España. Sofía era una niña de 10 cuando Miguel se casó con Ana de Borbón-Parma y fue dama de honor en la boda celebrada en el palacio de los reyesde Grecia en Atenas.

520ffd117a3cd1dfc8d913025e0dc5e8--princess-anne-princess-margaret

Los reyes de Grecia fueron los huéspedes de la boda de Miguel y Ana de Rumania en Atenas.

Por el lado paterno, el rey Miguel I tuvo varias tías que le hicieron la vida imposible mientras era un joven rey. Una de ellas fue la princesa Isabel de Rumania, casada efimeramente con el rey Jorge II de Grecia. Al divorciarse, Isabel regresó a Bucarest, donde se alió con los comunistas contra su sobrino. Otra tía fue María de Rumania, viuda del rey Alejandro I de Yugoslavia, que fue asesinado en 1934. Su hijo, Pedro II, último rey de Yugoslavia, fue primo hermano de Miguel de Rumania.

Miguel I era un joven de 26 años cuando estuvo en la boda de Felipe con Isabel, en noviembre de 1947, hace siete décadas. Su gobierno estaba en crisis ante el avance soviético y las celebraciones en Londres constituyeron un oasis en vida. Fue allí, en una de las muchas fiestas que se ofrecieron en honor de los novios, que Miguel conoció al amor de su vida, la princesa Ana de Borbón-Parma, sobrina de la última emperatriz de Austria, Zita.

Miguel I se había relacionado con el rey Jorge VI de Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial, entablando amistad con sus hijas, Isabel y Margarita. Unos 65 años más tarde, el rey Miguel volvió a posar junto a Isabel, quien en su jubileo de diamante reunió a casi todos los monarcas y exmonarcas del mundo. De entre todos ellos, Miguel era el más longevo.

miguel europa

En el Jubileo de Diamante de Isabel II, Miguel posó junto a todos los monarcas europeos.

Anuncios
This entry was posted in: Rumania

por

Creador y autor de Secretos Cortesanos. En Twitter y en Instagram soy @dariosilvad.