Crónica, Rumania

Ultimo adiós a Miguel I: Así será el primer funeral de un Rey de Rumania en 90 años

El gobierno de la república de Rumania declaró dias de luto nacional los próximos 14, 15 y 16 de diciembre, cuando se desarrollarán las ceremonias fúnebres del fallecido rey Miguel I. El antiguo monarca, último jefe de Estado superviviente de la Segunda Guerra Mundial, que conoció a Hitler y a Winston Churchill, será honrado, según el deseo de su hija y heredera, siguiendo las tradiciones fúnebres de los anteriores reyes de la dinastía Hohenzollern.

a9de9d4172d4ff4ea3e26ab57d29f51e

El último funeral de un rey rumano, Fernando I, fue hace 90 años.

El exrey de Rumania, derrocado en 1947, falleció el martes a los 96 años en su residencia de Suiza, donde llevaba recluido un año y medio aquejado de un cáncer de piel y de leucemia. Se espera que asistan representantes de la mayor parte de las casas reales de Europa, puesto que el rey Miguel estaba emparentado con casi todos. Felipe de Edimburgo, el exrey de Grecia, la reina Sofía de España y el príncipe heredero de Serbia se cuentan entre sus parientes más cercanos.

El féretro con los restos mortales de Miguel I será trasladado en avión el próximo miércoles 13 de diciembre a Bucarest, desde donde será llevado hasta el Castillo de Peles, a 127 kilómetros de la capital rumana, para ser instalado en el Salón de Honor. El palacio, todo un símbolo de la antigua monarquía rumana, uno de los más importantes edificios típicos de esta república balcánica, considerado único histórica y artísticamente.

Peles (o Pelesh) fue la residencia de verano de los reyes rumanos desde el reinado de Carol I en 1873 y sitio de nacimiento, en 1893, de Carol II, primer rey rumano nacido en el país y el primero bautizado en la fe ortodoxa. En 1921 se casó allí princesa Ileana, una de las hermanas de Carol II. El castillo fue residencia de la familia real hasta 1948, cuando fue tomado por los comunistas. En 1953 Peles se convirtió en museo, pero no fue abierto al público sino hasta 1990.

77a6ff6f6131cfd86af46fe9282e3bb3

Miguel I en el Salón del Trono de Bucarest (1940)

El mismo día 13, el ataúd del exmonarca será transportado hasta el antiguo Palacio Real de Bucarest, ubicado frente a la avenida Calea Victoriei, donde quedará expuesto en el Salón del Trono para que los ciudadanos puedan despedirse del último rey. El palacio fue construido entre 1927 y 1937. Desde 1948 (después de la abolición de la monarquía, en 1947), las salas del palacio albergan el Museo de Arte de Rumanía, la más importante institución de este tipo del país. El público podrá rendir homenaje al rey Miguel en el palacio real durante los días 13, 14 y 15 de diciembre.

El sábado 16 de diciembre se celebrará una breve ceremonia religiosa y militar frente al Palacio Real, antes de que el cortejo fúnebre acompañe el féretro hasta la Catedral Patriarcal de Bucarest, donde se celebrará una misa ortodoxa, la fe que profesa la familia real rumana. Situado en el corazón de la capital rumana, el templo fue construido durante el siglo XVII (entre 1656 y 1658) por el príncipe Constantin Şerban Cârnul de Valaquia.

Al finalizar la ceremonia religiosa, un nuevo cortejo transportará el féretro del rey Miguel a través de la Plaza Unirii, la Plaza Universidad, la Plaza Rumana, la Paza Charles de Gaulle, el Arco de Triunfo de Bucarest , y pasará por diferentes localidades en su viaje a Curtea de Arges. El trayecto es de 150 kiómetros. Como sucedió en los funerales de la reina Ana, en agosto de 2016, se espera que cientos de rumanos asistan en las calles al paso del cortejo fúnebre.

Esa misma tarde, Miguel I será enterrado en la nueva Catedral Ortodoxa de Curtea de Arges, donde ya reposa su esposa. Allí la dinastía construyó una necrópolis real donde descansarían los restos de sus sucesivos miembros. Cuando el monasterio fue construido, el rey Carol I decidió que ese sería su lugar de descanso final y el de sus descendientes. Dentro de la espectacular iglesia hay cuatro tumbas: la de Carol I y su esposa, Isabel de Wied, la de Fernando I y su esposa, María de Sajonia-Coburgo-Gotha.

curtea 2

Catedral de Curtea de Arges

En 2003, cincuenta años después de su fallecimiento, los restos de Carol II fueron colocados en una cripta ubicada en el parque, ya que no había demasiado espacio dentro de la catedral. En 2009, la casa real solicitó a la Arquidiócesis de Curtea de Arges construir un nuevo recinto que pudiera albergar la tumba del rey Miguel y su esposa en la entrada al monasterio. El edificio tiene 36 metros de ancho y su torre central tiene una altura de 21 metros. En su entrada se encuentra la Necrópolis Real, con espacio para doce tumbas reales.

Rumania es oficialmente una república desde la abdicación de Miguel en 1947, que previamente había reinado entre 1927 y 1930 bajo regencia y, luego, entre 1940 y 1947. El rey Miguel pudo regresar a su país natal en 1997, ocho años después de la caída de la dictadura comunista, y recuperó parte de su patrimonio. El Senado rumano le otorgó en 2001 derechos como ex jefe del Estado. Su hija, la princesa Margarita, es la nueva jefa de la dinastía y “reina” de Rumania.

Anuncios