La familia real aportó US$ 2.300 millones a la economía británica este año

Una empresa de consultoría líder en Gran Bretaña informó que los “royals” contribuyeron con US$ 2.300 millones (£ 1.766 millones) a la economía en 2017, un año que termina en noticias buenas para la familia, como los 70 años de matrimonio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe, y el compromiso del príncipe Harry con la actriz Meghan Markle.

“Brand Finance” midió el valor de la monarquía como si fuera un negocio y llegó a la conclusión de que esta “firma” (como se llaman a sí mismos los miembros de la casa de Windsor) vale 33.000 millonesa de dólares (£ 25.5 mil millones). Esta cifra incluye el “Crown Estate”, los Ducados de Lancaster y Cornualles y las joyas y colecciones de arte que componen la “Royal Collection”.

A partir de estas propiedades y posesiones, la monarquía británica hace negocios, y los expertos vaticinan que la cifra de dinero ganado y aportado a las arcas públicas podría llegar a los 55.000 millones de dólares en los próximos años.

El informe también estima que la monarquía generó 740 millones de dólares dentro del mercado del turismo este año 2017, la mayor contribución individual a la economía. La cifra es elocuente, teniendo en cuenta que el mantenimiento de la familia real, de la corte y de las residencias cuesta 390 millones de dólares anuales (£ 4.50 por persona).

El año pasado más de 2.7 millones de turistas visitaron las “atracciones reales”, es decir el Castillo de Windsor, el palacio de Bukcingham y otras residencias reales, como Kensington, el palacio donde viven los príncipes Guillermo y Harry. Las organizaciones apoyadas por el mecenazgo real, como “Royal Ascot” y la Royal Opera House, también generan una gran cantidad de dinero, extra de más de 200 millones de dólares en este año.

Los medios británicos creen, además, que la próxima boda del príncipe Harry con Meghan Markle, que se celebrará en mayo de 2018, supondrá otro gran impulso a la economía británica, especialmente en materia de turismo y venta de “merchandising”. “El evento podría ser una bendición para la economía del Reino Unido, impulsando la industria del turismo y aumentando las ventas en pubs y restaurantes en todo el país mientras el país celebra la boda real“, indica el diario “The Telegraph”.

Los datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) publicados en 2012 mostraron que la boda entre el príncipe Guillermo y Kate impulsó el sector turístico, con 30,6 millones de residentes en el extranjero visitando el Reino Unido en 2011, un aumento de 800.000 con respecto a 2010. Durante el mes de abril, cuando se celebró la boda, llegaron 350.000 visitantes adicionales al Reino Unido en comparación con el año anterior.

Además de un impulso al turismo, Rachel Lund, directora de análisis y análisis minorista del British Retail Consortium (BRC), dijo que la boda real probablemente tendría un impacto positivo, aunque de corta duración, en las ventas minoristas. En 2011, el BRC estimó la afluencia de gastos como resultado de la boda real en alrededor de 670 millones de dólares, y espera “ver un patrón similar en esta ocasión”.

Rachel Lund dijo al “Telegraph”: “La ropa y el calzado fueron una gran ganancia en el matrimonio de los Duques de Cambridge, estableciendo un récord de crecimiento ese mes, ya que la gente buscaba replicar el estilo de la incorporación más reciente a la familia real. con ganas de celebrar, las ventas de comida y bebida también fueron excepcionales“.

Anuncios