Francia

La pobre princesa Juana de Francia era demasiado fea para ser reina

La princesa Juana de Valois (1464-1505), hija del rey Luis XI de Francia, era una jovencita delicada, culta y muy espiritual pero era muy (¡muy!) fea. Su madre, la sufrida Carlota de Saboya, la acostumbró a usar vestidos amplios y corséts que tenían la misión de disimular sus defectos, especialmente la cojera, pero no pudo hacer milagros, y varios príncipes se negaron a casarse con ella. Tomando cartas en el asunto, Luis XI amenazó a su pariente Luis de Orleáns con encerrarlo en un monasterio si no consentía en casarse con su hija.

La indeseada boda se llevó a cabo, para desgracia de ambos contrayentes. El novio jamás quiso tocarle un solo pelo a Juana. Años más tarde, Orleáns fue coronado rey de Francia (Luis XIII) y envió a su esposa a un convento. La despreciada Juana se retiró de la vida cortesana y se entregó a las obras caritativas y a los rezos, fundando una orden. Murió por desnutrición (ayunaba demasiado) a los 40 años. En 1950 fue canonizada por la Iglesia católica.

Anuncios
This entry was posted in: Francia

por

Creador y autor de Secretos Cortesanos. En Twitter y en Instagram soy @dariosilvad.