Boda Real, Crónica

Su Alteza Real el Duque de Sussex

Los especialistas en asuntos monárquicos den Gran Bretaña se muestran seguros de que el príncipe Harry recibirá el título de “Duque de Sussex” cuando contraiga matrimonio con su prometida, la actriz estadounidense Meghan Markle. La tradición marca que el soberano británico concede un título vitalicio -y en algunos casos, hereditario- a los miembros de su familia cuando contraen matrimonio y se encuentran en la línea sucesoria.

Lo más probable es que la reina Isabel II conceda a su nieto, en vísperas de que boda que se realizaría en la primavera (boreal) de 2018 el título ducal que no es utilizado por ningún miembro de la familia real desde el año 1843. La última vez que ocurrió esto fue en 2011, cuando Isabel II dio a su nieto, el príncipe Guillermo, el título de Duque de Cambridge y los títulos de Conde de Strathearn y Barón Carickfergus antes de su boda con Catalina Middleton.

En 1947, el rey Jorge VI le dio el título de Duque de Edimburgo a Felipe Mountbatten por su matrimonio con la entonces princesa Isabel. En 1960, Isabel II dio al fotografo Antony Armstrong-Jones el título vitalicio y hereditario de Conde de Snowdon tras su boda con la princesa Margarita. A su hijo Andrés, en 1960, Isabel II le dio el titulo de Duque de York, mientras a su hijo menor lo creo Conde de Wessex. En ambos casos, Isabel II concedió los títulos en vísperas de sus bodas.

Según la tradición vigente en Gran Bretaña, las mujeres adoptan títulos, apellidos y nombres de sus esposos en el momento de la boda. Si se sigue esta costumbre, Meghan Markle pasaría a llamarse oficialmente ‘Su Alteza Real la Princesa Henry (Enrique) de Gales’. Sin embargo, al conceder el título de Duque de Sussex al príncipe Harry, la reina estaría asegurándose de que Meghan sea tratada como ‘Su Alteza Real, la Duquesa de Sussex’ con un rango igual al de las princesas de sangre real. (Existe el caso del príncipe Michael de Kent, cuya esposa se titula ‘Princesa Michael de Kent).

Otro tema que la Casa Real británica deberá tratar en el futuro es la titulación de los eventuales hijos de Enrique y Meghan, ya que las Cartas Patentes de 1917, una ley orgánica de la Casa de Windsor promulgada por el rey Jorge V, establece que solo los hijos del monarca y los nietos por línea masculina, obtienen al nacer el título de príncipes o princesas. La excepción se dio con los hijos de Guillermo y Catalina, quienes por una Carta Patente de la reina Isabel recibieron los títulos principescos. Siguiendo esta pauta, los hijos de Enrique y Meghan podrían ser titulados “Príncipes de Sussex” con el tratamiento de Alteza.

El título de Duque de Sussex no tiene una larga historia en la monarquía británica. El rey Jorge III se lo concedió al príncipe Augusto Federico (1773-1843) noveno de sus dieciséis hijos en 1801 junto a una cuantiosa pensión a condición de que abandonara a su amante, Lady Augusta Murray, con la que había tenido dos hijos. El rey Jorge III estaba alarmado ante las relaciones morganáticas de sus hijos varones y la falta de herederos hacía peligrar la sucesión. Tiempo después, el duque volvió a contraer un matrimonio contra las leyes y su esposa, Lady Cecilia Underwood, nunca fue titulada duquesa de Sussex.

Lea además: De actriz de Netflix a duquesa inglesa: el romance del príncipe Harry llega al altar

Anuncios