De actriz de Netflix a duquesa inglesa: el romance del príncipe Harry llega al altar

El príncipe Enrique de Inglaterra se casará en 2018 con la actriz Meghan Markle y su boda tendrá lugar entre los meses de marzo y junio (primavera boreal). El anuncio fue hecho por el príncipe Carlos, padre de “Harry”, que dijo sentirse “encantado”. La casa real informó que el príncipe y Meghan se comprometieron este mes en Londres y que ya anunciaron la noticia a sus padres, a la reina Isabel II y al resto de la familia real. “Los dos estamos encantados. Esperamos que sean muy felices“, afirmaron Carlos y su esposa Camila, duquesa de Cornualles.

Por su parte, los padres de la actriz de la serie estadounidense “Suits”, Thomas Markle y Doria Ragland, afirmaron que estaban “increíblemente felices” por la pareja.” Nuestra hija siempre ha sido una persona atenta y amorosa“, señalaron en una declaración difundida por Clarence House. “Ver su unión con Harry, que comparte las mismas cualidades, es una fuente de gran alegría para nosotros como padres”, añadieron. El príncipe Guillermo y su esposa Catalina dijeron que estaban “muy entusiasmados por Harry y Meghan”. “Ha sido maravilloso conocer a Meghan y ver cuán felices son ella y Harry juntos“, dijeron via Twitter.

El príncipe y su novia posaron para los fotógrafos en un jardín del Palacio Kensington. Harry, de 33 años, dijo a los periodistas que estaba “encantado” de estar comprometido con Markle, de 36 años, quien mostró su anillo de compromiso. Cuando le preguntaron cuándo supo que se quería casar con Markle, Harry respondió: “Cuando nos conocimos”. Markle, por su parte, dijo que estaba “muy feliz”. La actriz de la serie estadounidense “Suits” había contado a la revista estadounidense “Vanity Fair” en septiembre que conoció a Harry a través de amigos en julio de 2016.

El lugar fue elegido especialemente: Harry y su difunta madre, Diana Spencer, pasaron mucho tiempo allí cuando el príncipe era pequeño. En el anillo de diamantes que Markle mostró a cámaras hay piedras preciosas que pertenecieron a Diana. El diamante grande que tiene en el centro es de Botswana y, al parecer, el anillo fue diseñado por el mismo Harry, quien apoya en ese país africano un proyecto de ayuda para niños con HIV y niños huérfanos por el sida.

Harry dijo que incluir los diamantes de su madre en el anillo fue una manera de asegurarse de que ella estuviera con ellos “en este loco viaje juntos”. “Al no haber podido conocer a su madre, es muy importante para mí saber que ella es parte de esto con nosotros”, dijo la actriz a la BBC en la primera entrevista televisada de la pareja desde que anunciaron su compromiso. Diana, que murió en un accidente automovilístico en 1997, habría estado “en la luna, saltando de felicidad” por su casamiento con Markle, señaló Harry.

La pareja contó que los presentó una amiga en común en julio de 2016. Harry reconoció que no había escuchado nada sobre Markle ni había visto la serie “Suits” en ese entonces. “Fue una agradable sorpresa verla cuando entré a ese salón“, dijo. Harry habría pedido la mano a su novia en noviembre, durante una cena juntos en la casa de Harry, en el terreno del palacio de Kensington, e incluso se arrodilló para hacerlo. Ella aceptó de inmediato, contó la pareja en la entrevista con la BBC emitida hoy. “Fue una sorpresa maravillosa”, contó. “Fue tan dulce y natural y muy romántico“, añadió.” El hecho de que yo me enamorara de Meghan tan increíblemente rápido…demuestra que los planetas estaban alineados“, dijo Harry.

El príncipe Harry, que durante un tiempo acaparaba los titulares de la prensa amarillista con sus salidas fiesteras, se ha convertido en uno de los modernizadores de la familia real. Con Markle comparte sobre todo el fuerte compromiso social al que lleva los últimos años dedicando sus esfuerzos, como por ejemplo con los soldados mutilados o los enfermos mentales. La actriz, por su parte, está muy comprometida con los derechos de la mujer.

Incluso el líder laborista Jeremy Corbyn, que no es precisamente conocido por su simpatía hacia la familia real, alabó su compromiso con los enfermos mentales y lo felicitó por su futura boda. También la primera ministra, Theresa May, dió sus felicitaciones a la pareja, seguramente celebrando que la noticia acapare los titulares que normalmente se llevan las disputas sobre el “Brexit”.

Pese a sus orígenes, muchos en Reino Unido creen que Markle está mejor preparada para una vida al lado del nieto de Isabel II que algunas de las ex novias de Harry. Aunque éstas eran británicas y algunas de familias nobles, sufrieron notablemente el escrutinio de la prensa del corazón. Markle, conocida sobre todo por su papel en la serie de televisión “Suits”, está más acostumbrada a lidiar con los medios.

Con todo, hace un año Harry se vio obligado a hacer un inusual llamamiento contra los comentarios “sexistas y racistas” que se leían en las redes sociales sobre Markle y el racismo entre líneas que escondían algunos reportes de prensa. Aquello le valió muchas simpatías. Ahora la pregunta que muchos se hacen es si el menor de los hijos de Carlos de Gales se decantará por una boda por todo lo alto, como la que celebró en 2011 su hermano Guillermo con Catalina en la abadía de Westminster. Según los medios británicos, es problable que también en este punto Harry imponga su manera de hacer las cosas y opte por una ceremonia más modesta.

CLAVES

– El príncipe habló primero con su abuela, la reina Isabel II, y con los miembros más cercanos de su familia. La boda fue anunciada por el padre de Harry, el príncipe Carlos, quien dijo que la pareja se había comprometido en Londres más temprano este mes.

– La ceremonia de boda se celebrará en la primavera de 2018, indicó Carlos en una declaración de su oficina, Clarence House. Tradicionalmente los miembros de la realeza británica se casan en la Abadía de Westminster, un templo de Londres del siglo IX donde se realizan también las coronación de los reyes y reinas.

– Harry y Meghan planean vivir en Nottingham Cottage, que es parte del Palacio de Kensignton, en el centro de Londres, donde viven Guillermo y su familia.

– La futura esposa del príncipe británico es ina actriz estadounidense Meghan Markle. La joven no renovó su contrato con la serie de televisión “Suits”.

– La casa real reconoció oficialmente la relación hace un año y en septiembre pasado ambos se mostraron por primera vez juntos en público en Toronto, durante la competición deportiva “Invictus Games”.

– El compromiso rompe con algunos estereotipos en Reino Unido. En primer lugar, la actriz estuvo casada con un productor, del que se separó hace cuatro años. Markle es afroamericana y el príncipe Harry llegó a quejarse del “sexismo y racismo” que tuvo que soportar su novia en Reino Unido.

– El día de la boda, siguiendo la costumbre inglesa, Meghan pasará a ser conocida como la “Princesa Henry de Gales”, aunque se cree que la reina Isabel II confiera a su nieto un título ducal, con lo que Meghan quedaría convertida en Duquesa, tal y como ocurrió con la esposa del príncipe Guillermo. La reina podría concederles los títulos de Duque de Sussex.

Anuncios