La ciudad ideal del príncipe de Gales se hace realidad en Cornualles

El heredero al trono de Reino Unido, Carlos de Inglaterra, tiene un hobby que desconocíamos: la construcción. Carlos, el heredero al trono británico, se considera un príncipe constructor. Bajo su mirada, en sus tierras de Cornualles (suroeste de Inglaterra), se está construyendo una nueva ciudad con la ambición de revitalizar esta antigua zona minera.

La nueva ciudad, ubicada en el Ducado de Cornualles (territorio que le corresponde como heredero del trono) revitalizará la antigua zona minera. La nueva ciudad se llamará Nansledan, que significa «valle grande» en córnico, y constituirá una extensión de la ciudad de Newquay, actualmente habitada por 20.000 personas. La construcción de esta urbe comenzó hace tres años, en el 2014, y ya se han puesto en pie 137 casas desde entonces.

afp_20171117_020126483

El precio de las viviendas ronda los 300.000 euros, por lo que aún «están fuera del alcance de la economía media». Las casas serán de máximo dos alturas, estarán pintadas en tonos pastel o tendrán fachadas de piedra y los tejados serán de pizarra, característicos de la zona, serán obligatorios. Además, todos los nombres de las calles serán córnicos.

Alastair Martin, la entidad privada que gestiona las posesiones de Carlos de Inglaterra en Cornualles, explicó que quieren «crear una comunidad viable» y que «se construirán hasta 4.000 viviendas en esta propiedad, de 218 hectáreas». El objetivo de esta nueva ciudad será «diversificar la economía» y ofrecer un estilo de vida opuesto al de las ciudades actuales, dando protagonismo a la proximidad entre los diferentes puntos y la naturaleza. De hecho, todos los árboles plantados serán frutales, las plantas que el viandante se encuentre por la calle serán comestibles y también se integrarán colmenas de abejas, detalaron.

afp_20171117_020125735

El arquitecto de Nansledan, Hugh Petter, confirmó a la agencia AFP que el duque de Cornualles viaja hasta allí dos veces al año para comprobar el progreso de las obras y que la zona ya recibió 23,7 millones de euros de inversión. Reza el refrán que «las cosas de palacio van despacio» y en esta ocasión, parece que no será diferente. Según las previsiones, quedan aún cuarenta años para que concluya la construcción.

No se trata de un experimento

afp_20171117_020128231

El proyecto se inspira en Poundbury, una nueva localidad en Dorchester, en el sur de Inglaterra, cuya mezcla de estilos arquitectónicos llevó a un detractor a describirla como “una Disneylandia feudal”. Más homogénea, Nansledan quiere ofrecer un marco de vida opuesto al de las ciudades-dormitorio donde reina el automóvil, y privilegiar la proximidad, la mezcla social y la naturaleza.

Puedes llevar a tu niño a los columpios mientras cuidas tus verduras“, explicó Hugh Petter, aludiendo a los espacios de juegos infantiles integrados en los jardines. Los árboles del complejo serán todos frutales, las plantas de las calles comestibles y se integrarán hasta colmenas de abejas. El objetivo concreto es crear al menos un puesto de trabajo por hogar, gracias a las nuevas actividades que atraerá el proyecto -comercios, oficinas, etc.-, y construir un 30% de viviendas sociales o a precio inferior al de mercado, que no se diferencien en nada de las otras.

Los compradores o arrendatarios que se buscan son los habitantes locales, no los turistas en pos de una segunda residencia, en esta región donde se culpa del aumento de los precios inmobiliarios a la fiebre por los bienes vacacionales. “Newquay necesita más viviendas asequibles y creo que Nansledan todavía podría ir más lejos” que el 30% prometido, estimó Louis Gardner.

Anuncios