Rumania quiere “coronar” a la familia real en el marco de la República

El presidente del Senado de Rumania, Calin Popescu-Tariceanu, y el presidente de la Cámara de Diputados, Liviu Dragnea, que también son los líderes de la coalición gobernante, iniciaron un proyecto de ley que otorga nuevas prerrogativas y privilegios a la Casa Real de Rumania. Mientras tanto, se anunció que la salud del rey Miguel I, de 96 años, se encuentra en peligro y que atraviesa sus últimas horas de vida.

Según el proyecto de ley, el jefe de la Casa Real tendrá el mismo estatus que los ex jefes de estado, informó el sitio web de noticias Profit.ro. El proyecto de ley también otorga a la Casa Real el derecho de utilizar el Palacio Elisabeta, en Bucarestm de forma gratuita, durante un período de 49 años, y establece que la Casa Real tendrá un servicio administrativo financiado con cargo al presupuesto estatal.

Los iniciadores del proyecto dijeron que esta propuesta legislativa era un reconocimiento a la forma en que el rey Miguel, el último soberano de Rumania, derrocado en 1947, sirvió a su país durante sus dos períodos de reinado y tras su exilio. El proyecto de ley también asegurará la continuidad de la Corona como símbolo del estado rumano.

La princesa Margarita, la hija mayor del rey Miguel, se hizo cargo de las tareas reales de su padre a principios de este año. Margarita, de 64 años, ostenta los titulos de princesa heredera y Custoria de la Corona rumana (“Custodele Coroanei român“). La Casa Real anunció esta semana que la condición del Rey Miguel ha empeorado. El ex monarca ha estado bajo tratamiento contra el cáncer este año en su residencia privada en Suiza.

| Siga leyendo: Disputas familiares en la casa real rumana mientras el rey Miguel agoniza

Anuncios