Una montaña de oro que llega al cielo: así es el impresionante crematorio del rey de Tailandia

Los funerales del rey Bhumibol Adulyadej de Tailandia se celebrarán del 25 al 29 de octubre en la capital de su país. Para ello, siguiendo una tradición multisecular, se ha construido un impresionante complejo crematorio en el parque Sanam Luang, ubicado junto al Gran Palacio de Bangkok, sede oficial de la monarquía tai. Artesanos, diseñadores, creativos e historiadores han participado de la creación de este monumental templo donde se realizará la cremación del monarca. El gobierno tailandés invirtió 90 millones de dólares para celebrar la ceremonia fúnebre.

Este complejo tiene el nombre de “Phra Meru” -o “Phra Sumeru”- y se encuentra adornado con obras de arte tradicionales, artesanías de madera tallada, criaturas míticas conocidas como “garuda” (el vehículo del dios Vishnú), ángeles y criaturas del Bosque de Himmapan, además de alegorías a la vida del rey que gobernó durante 70 años.

Arquitectónicamente, el elaborado complejo de cremación representa el Monte Meru, centro del universo y hogar de los dioses según el budismo y el hinduismo. Se trata de un recordatorio de que los reyes tailandeses eran considerados semidivinos, reencarnaciones de dioses hindúes, y, por tal condición, regresarían al cielo tras su muerte. Es por eso que los tailandeses tienen una palabra especial para definir la muerte del rey, “sawan nakhot”, que significa “volver al cielo”.

Existe una palabra especial para definir la muerte del rey: “sawan nakhot”, que significa “volver al cielo”.

Según la creencia, al morir el rey asciende hasta el reino celestial ‘dawadungsa’, en el que aguardará al momento de su renacimiento. Fiel a las creencias fundamentales hindúes, la sala real del crematorio representa el Monte Meru, una montaña sagrada con cinco picos tan altos que, según la creencia hindú, llega al cielo, la morada de dioses y deidades. De ahí que el nombre del crematorio en tailandés sea “Phra Sumeru”.

Su diseño se basa en la cosmología budista de Traiphum Phra Ruang, con el pico principal correspondiente al Monte Meru, en el centro, y otros ocho picos que significan los niveles del universo. El monte se menciona en los textos budistas y jainistas (en el que se conoce como Monte Sumeru). Se representa en las mandalas budistas como el centro del universo. Indra, el dios de los cielos, vive en la cima de las montañas, mientras que cuatro reyes celestiales residen en cuatro lados de la montaña.

El Monte Meru actúa como el centro del universo, rodeado de océanos y continentes cargados de perfumes. De acuerdo con la tradición, el rey tailandés desciende a la Tierra como una encarnación de uno de estos dioses en una misión para erradicar el sufrimiento y dar felicidad a sus súbditos por un período de tiempo antes de su regreso al cielo“. Por lo tanto, el “Phra Sumeru” es siempre un edificio magnífico e imponente, una representación simbólica del regreso a los cielos. Alrededor de la sala de crematorio hay diferentes edificios más pequeños para representar los continentes y los océanos de acuerdo con la cosmología hindú.

La primera cremación real en Sanam Luang fue la del padre del rey Rama I, primer monarca de la dinastía Chrakri.

A lo largo de la historia tailandesa, varios factores influyeron en la altura del “Phra Meru”: el grado de reverencia que el sucesor tenía por su predecesor -que en el caso del rey Boromkot de Ayudhya era mínimo-; el rango del fallecido; sus victorias en la guerra y los diferentes logros económicos y sociales del reinado terminado.

La historia de Siam registra piras funerarias que superaban los 100 metros de alto, o el equivalente de un edificio moderno de 32 pisos. En el siglo XVIII, durante el reinado del rey Rama II, para la construcción de una pira funeraria de 80 metros de altura y ocho meru secundarios de 50 metros de altura y otras estructuras complementarias, la capital recibió un trasporte de 896 grandes troncos de teca, 5.500 otros troncos de árboles, 2.800 listones de bambú y otros más de 400.000 postes de bambú.

Las fotografías del “Phra Meru” utilizado en el funeral del rey Mongkut (1851-1868) muestran una estructura principal parecida a una estupa que se elevaba 80 metros. El siguiente rey, Chulalorngkorn, encontró tan grande y costosa esta estructura, que solicitó que fuera más pequeña cuando él falleciera.

La última pira funeraria real fue construida para la princesa Galyani Vadhana (1923-2008) y era similar a la de la Princesa Madre, de unos 30 metros de alto. Más de 400 obreros trabajaron durante al menos cuatro meses para construir el Crematorio, donde fue incinerada la princesa y que costó más de 4 millones de euros.

Sanam Luang ha servido como la “tierra de cremación real” desde la fundación de Bangkok el 21 de abril de 1782.

Debido a su gran costo, las piras funerarias de la realeza en Siam nunca fueron quemadas. Una vez que los rituales fúnebres han terminado, la madera y el bambú utilizados son retirados cuidadosamente para ser utilizados por monasterios en la construcción de celdas de monjes y otras estructuras. Las llamas propias de la cremación, en tales casos, son contenidas en un pequeño compartimento con los restos mortales.

La monarquía es una de las cosas más importantes de Tailandia”, escribe Thongthong Chandrangsu, de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chulalongkorn. El especialista explica que un monarca tailandés es considerado como un semi-dios que merece total respeto de sus súbditos.

La monarquía tailandesa está considerablemente influenciada por los conceptos hindúes y budistas de la cosmología. Las ceremonias reales como los funerales están llenas de simbolismo hindú. Un salón de crematorio diseñado se encuentra en el corazón del funeral de cualquier monarca tailandés”, agrega el experto.

La “Ceremonia de Cremación Real” seguirá el protocolo de los funerales reales del Reino de Rattanakosin, fundado en el siglo XVIII. El crematorio está ubicado en Sanam Luang, un gran parque ubicado al norte del Gran Palacio de Bangkok, que ha servido como la “tierra de cremación real” desde la fundación de Bangkok el 21 de abril de 1782.

Los últimos funerales reales celebrados en Sanam Luang fueron los de la reina Rambai Barni, consorte del rey Prajadhipok (1984), de la princesa Sri Srinagarindira, madre del rey Bhumibol (1996), de la princesa Galyani Vadhana, hermana del rey difunto (2009) y de la princesa Bejaratana Rajasuda, única hija del rey Vajiravudh (2011).

FOTOS

Anuncios