Según la prensa japonesa, el emperador Akihito podría abdicar en marzo de 2019

El 8 de agosto de 2016, el emperador Akihito manifestó públicamente su deseo de dar un paso al costado y ceder el trono a su sucesor por motivos de salud. Sin embargo, parece que el gobierno y el parlamento se tomaron su tiempo para aceptar esta decisión. Ahora, el Gobierno está estudiando la conveniencia de que el emperador abdique por voluntad propia a finales de marzo de 2019 para que suba al trono el príncipe heredero Naruhito, según aseguró el periódico “Asahi Shimbun“.

Según el rotativo, una decisión al respecto tendría que tomarse tras consultas del Consejo de la Casa Imperial, al que pertenecen, entre otros, el jefe de Gobierno, miembros de la familia imperial y jueces. Tras el raro mensaje televisado en que el emperador, de 83 años, había expresado claramente el deseo de abandonar el trono debido a su avanzada edad y frágil salud, el Parlamento le permitió abdicar en algún momento mediante la aprobación de una ley especial.

Es la primera vez en unos 200 años que un emperador de Japón (tenno) va a abdicar. Akihito, que goza de un alto índice de popularidad en su país, es el primer emperador japonés que asumió el cargo como humano y no como “dios viviente”. Akihito fue proclamado oficialmente emperador el 12 de noviembre de 1990. La Constitución japonesa obliga al “tenno” a limitar su papel al de símbolo de la unidad de la nación. Los emperadores japoneses han sido privados de todos sus poderes políticos.

Anuncios