Crónica, Tailandia

Todo lo que hay que saber sobre los grandiosos funerales del Rey de Tailandia

Tras un año de luto nacional, Tailandia se prepara para los masivos funerales del rey Bhumibol Adulyadej, conocido como Rama IX, que durará cinco días. Para muchos tailandeses será la primera experiencia en relación a un funeral en la monarquía, ya que el monarca estuvo al frente del país durante más de siete décadas, ejerciendo de brújula moral en un país sumido en intermitentes crisis políticas.

Bhumibol murió el 13 de octubre del 2016 a la edad de 88 años. Desde entonces, el país ha vivido un año de luto en el transcurso del cual muchos ciudadanos decidieron vestir de negro. Hasta el 1 de octubre pasado, 11,9 millones de tailandeses desfilaron por el Salón del Trono Dusit Maha Prasat, del Gran Palacio de Bangkok, para rezar ante un altar ubicado sobre el féretro real. Las autoridades tailandesas estiman que 250.000 personas se lanzarán a las calles para contemplar el cortejo fúnebre, lo que han calificado como “uno de los eventos más grandes del mundo”.

Los budistas tailandeses tardan aproximadamente una semana en realizar la ceremonia crematoria de sus difuntos pero el caso de la monarquía es excepcional. El funeral del monarca está previsto entre el 25 y el 29 de octubre, y la ceremonia principal, la de la “Cremación Real”, se desarrollará el 26 de octubre, día festivo en el país. Las autoridades prevén la asistencia de un cuarto de millón de ciudadanos a los diversos actos de ceremonia.

FUNERALES POPULARES

Tradicionalmente, los funerales de los reyes de Siam estaban estrictamente prohibidos para los plebeyos. Los súbditos del monarca no podían atravesar las puertas del Gran Palacio de Bangkok para rendir homenajes ante la urna que contenía los restos del soberano y tampoco tenían permitido participar en los rituales budistas en honor al rey difunto.

Aunque ahora estas normas quedaron en el pasado, y los súbditos pueden acercarse a rezar ante la urna real, Tailandia conserva todavía muchas tradiciones ligadas a los enterramientos de sus monarcas, que durante siglos fueron considerados deidades por su pueblo.

La tradición de funerales públicos se inició durante el reinado de Vajiravudh (1910-1925), quien introdujo una serie de cambios significativos tras la muerte de su padre Chulalongkorn, en 1910, y modernizó varios aspectos de los funerales reales tailandeses. En estos momentos, sin embargo, el luto nacional se vive con intensidad. Por las calles de las ciudades tailandesas es posible contemplar altares con el retrato del monarca donde los locales rezan día y noche.

1414

SALÓN DEL TRONO DUSIT MAHA PRASAT

Hasta ahora, desde el 14 de octubre de 2016, decenas de monjes budistas han recitado “mantras” a diario por el monarca en el Salón del Trono Drusit Maha Prasat. Mientras tanto, el gobierno tailandés ha pedido a los turistas extranjeros no acercarse a la zona del palacio real, epicentro de las ceremonias, durante los días de la cremación y, además, les solicita que vistan ropas de colores discretos y mantengan silencio y respeto.

El rey Vajiravudh permitió a los plebeyos rendir homenaje formalmente ante la urna real de Rama V y rezar oraciones budistas por su alma. Desde entonces, los funerales reales se volvieron más “populares” y esto lo demuestra el hecho de que hasta 100.000 personas formaran fila diariamente ante el palacio para rezar ante la urna de Bhumibol Adulyadej, que no está visible. La Oficina de la Casa Real señaló que unas 11,9 millones personas pasaron por el salón del trono desde la muerte del monarca.

1515

La Oficina de la Casa Real señaló que unas 11,9 millones personas pasaron por el salón del trono desde la muerte del monarca.

El rey Vajiravudh hizo aquel cambio porque creía que su padre era muy querido por sus súbditos y creía apropiado permitirles acercarse a rendir tributo ante sus restos mortales. Hasta el reinado de Rama IV (1851-1868), los plebeyos sólo podían contemplar la urna real después de que fuera transportado a la pira funeraria para la cremación.

Otro gesto de modernización de los funerales reales impulsado por el rey Vajiravudh en 1910 fue abolir la antigua ley que obligaba a todos los súbditos tailandeses a raparse la cabeza como señal de luto. Las únicas personas que estaban exentas de este mandato eran las que vivían en territorios fronterizos, para que su aspecto no animara a las potencias extranjeras a aprovecharse de la situación.

En cuanto a la vestimenta apropiada para el período de luto, antiguamente los tailandeses utilizaban el color blanco durante los funerales reales y no fue sino hasta después de la abolición de la monarquía absoluta, en 1932, cuando el negro se convirtió gradualmente en el color preferido para las solemnidades fúnebres.

En un libro titulado “Ritos fúnebres reales“, de 2008, se cuenta que tradicionalmente la gente se vestía de blanco si era más joven que el rey fallecido y negro si era mayor que el rey. De hecho, existen fotografías del rey Bhumibol Adulyadej vestido de uniforme blanco durante el entierro de su hermano mayor, el rey Ananda Mahidol, que murió de una herida de bala en la cabeza en 1946.

11 MILLONES DE PERSONAS

PRECEDENTES

1818

FUNERAL DE LA PRINCESA BEJARATANA (2012)

El de Ananda Mahidol (Rama VIII) fue el último funeral de un rey tailandés, en 1950. Una edición de la revista LIFE publicó ese año los detalles del último adiós al rey Ananda Mahidol, hermano mayor del rey Bhumibol, , quien murió a los 19 años en 1946. El funeral tuvo lugar cuatro años después para que el príncipe heredero tuviera tiempo de completar sus estudios en Suiza.

A pesar de la popularidad de Ananda y el duelo nacional, los siameses observaron los ritos sin gritos ni lágrimas. Ellos respetan a sus reyes profundamente pero en silencio”, dice el artículo de LIFE. Las cenizas del joven rey fueron trasladadas hasta el crematorio en un carruaje real de 195 años de antiguedad, de 42 toneladas de peso, tirado por soldados y marinos.

Sin título

FUNERAL DE LA PRINCESA MADRE (1996)

El funeral de la Princesa Srinagarinda (1920-1995), madre de los reyes Ananda y Bhumibol, se extendió durante más de un año y fue uno de los eventos multitudinarios de la historia tailandesa. Igual de complejos fueron los ritos fúnebres de su hija, la princesa Galyany Vatthana, fallecida en 2008, en honor de la cual el gobierno decretó 100 días de luto oficial.

En tal ocasión, más de 3.000 oficiales del ejército, funcionarios del Gobierno y la Familia Real participaron de un impresionante cortejo fúnebre en Bangkok. La ceremonia contó, además, con una orquesta tailandesa y las actuaciones de un teatro de sombras, títeres y danzas tradicionales.

VELATORIO

28228

PALACIO REAL DE BANGKOK

Los rituales funerarios del rey Bhumibol comenzaron al día siguiente de su fallecimiento y culminarán dentro de un año con su cremación. Una vez trasladado al palacio, el 14 de octubre, el cuerpo del rey fue sometido a un baño ceremonial en el que su único hijo varón, el rey Vajiralongkorn, vertió con agua perfumada y agua de cúrcuma sobre el pecho de su padre y cepilló su cabello antes de romper el peine, simbolizando que, a partir de este momento, la belleza y el placer mundano ya no son significativos y no se necesita adorno físico.

La ceremonia tuvo lugar en el Salón del Trono Phiman Rattaya, construido bajo el reinado de Rama I, donde también se realizaron los baños rituales de la reina Savang Vadhana, abuela de Bhumibol, y de su hermano mayor, el rey Ananda Mahidol. La tradición de bañar al fallecido se aplica tanto a los plebeyos como a los aristócratas en la creencia de que el cuerpo debe ser limpiado adecuadamente para que el alma pase a la próxima vida. Una diferencia notable en el ritual real es que, mientras los plebeyos vierten agua en las manos del difunto, los que bañan el cuerpo de un rey sólo pueden verter agua en sus pies, ya que es venerado como la figura con el estatus más alto en el Reino.

Cuando el rey Chulalongkorn murió el 23 de octubre de 1910, el baño ritual se hizo dos veces. El primero tuvo lugar por la mañana en la recámara del rey de su residencia de Amphorn Sathan, en presencia de parientes cercanos y funcionarios. El cuerpo fue luego trasladado a la sala de recepción y colocado en una plataforma de oro llevada desde el Gran Palacio para que el resto de los miembros de la familia real pudieran rendir sus respetos. Cuando el rey Bhumibol presidió el ritual de la reina Rambhai Barni, viuda de Rama VI, en 1984, se vertió agua en el pecho en lugar de las manos o los pies mientras la reina Sirikit vertió el agua sobre los pies de la reina fallecida, al igual que otros miembros de la familia real.

Tradicionalmente, el cuerpo del monarca era embalsamado en posición fetal y, antes de que se usara formol para preservar los cuerpos, se usaba cera de abejas para llenar los nueve orificios corporales y evitar de esta forma de fuga de fluidos. Tras ello, el cuerpo debía colocarse en una urna real, o “Phra Kot”, consistente en una urna de oro adornada con joyas y una urna externa sin adornos que es colocada sobre un catafalco dorado en una sala del trono.

2424

URNA Y FÉRETRO DEL REY BHUMIBOL

El “kot”, cuyo nombre viene de la palabra sánscrita que describe “algo que cubre o envuelve” se utiliza hace siglos para miembros de la realeza, altos aristócratas y nobles de importancia que, de acuerdo a la creencia brahamánica, deben ingresar al cielo sentados o arrodillados y con sus manos unidas. El rey Bhumibol ordenó la construcción de una nueva urna chapada en oro en 2000, para remplazar la creada en 1900 durante el reinado de Rama V. Esta urna real fue utilizada por primera vez durante el funeral de la hermana del rey en 2008.

Las urnas funerarias reciben distintos nombres en tailandia, dependiendo de la jerarquía de la persona fallecida: “Phra boroma kot” se refiere a urnas utilizadas para reyes y reinas. “Phra kot” son las de los miembros de la familia real y los aristócratas, mientras que el “kot” corresponde a los plebeyos. Construido de chapa laminada, el recipiente en forma de cilindro con una tapa ligeramente abocinada tiene aproximadamente 95 cm de altura y 65 cm de diámetro.

Antiguamente, su parte más profunda estaba provista de un pequeño orificio y un tubo largo y delgado para transportar fluidos corporales del cuerpo en descomposición. El líquido recogido no se descartaba, sino que era sometida al fuego con hierbas aromáticas y cremada junto al cuerpo del rey o la reina.

Antiguamente, los funerales reales se llevaban a cabo generalmente en la estación seca, ya que la pira funeraria es colocada al aire libre y la lluvia podría interrumpir el proceso. Pero la muerte no puede ser programada. Aquellos miembros de la dinastía Chakri que murieron en la estación de lluvias, tendrían que esperar hasta la estación seca para ser cremados, y mientras esperaban, sus cuerpos empezaban a descomponerse, especialmente cuando no existían productos químicos que preservaran el cuerpo.

Para mantener todo de forma digna, el cuerpo del rey o la reina era generalmente “descuartizado” antes de la cremación. La carne y la piel eran separados cuidadosamente de los huesos y eran hervidas con hierbas aromáticas y secadas para luego ser cremados junto con los huesos. La última vez que se procedió de esta forma fue durante el funeral de la reina Savang Vadhan, en 1955.

El rey Bhumibol expresó en su testamento que quería que dispusieran su cadáver en un féretro al modo occidental, al igual que su madre, la princesa Srinararindra, quien falleció en 1995. Así, hoy en el Gran Palacio, los visitantes muestran sus respetos ante la urna, colocada sobre catafalco dorado, para mantener la tradición, mientras que el féretro con el cadáver del soberano se encuentra oculto detrás. Su ataúd fue construido en madera de teka dorada centenaria y plateada con oro puro. El interior está revestido con la más fina seda en un tono de marfil.

2626

FÉRETRO DEL REY BHUMIBOL

La última persona que fue embalsamada en posición fetal y colocada dentro del “kot” fue la reina Rambhai Barni, consorte de Rama VII, que murió en 1984. Pero el “Phra boroma kot”, sin embargo, jugará un papel destacado a lo largo de los extensos ritos fúnebres del rey Bhumibol. La urna dorada y cubierta de joyas pero vacía será el centro de todas las ceremonias en la Sala del Trono, y el protocolo del palacio se refiere al fallecido rey como “Su Majestad el Rey en su Kot”.

La urna que será utilizada para la cremación del Bhumibol, ha sido construida por artesanos del Departamento de Bellas Artes con madera de sándalo proveniente de la región de Prachuap Khiri Kha. El director de los artesanos, Samrueng Dangnawnoi, fue el encargado de crear las elaboradas urnas fúnebres de la princesa madre, de la reina Rambhai Barni y las princesas Galyani Vadhana y Bejaratana Ratchasuda, única hija de Rama VI.

PROCESIÓN A SANAM LUANG

19192525

El día de los funerales, la “kot” real será transportada a Sanam Luang, un gran parque ubicado en el casco antiguo de la capital tailandesa, frente al Templo Wat Phra Kaew (Templo del Buda Esmeralda) y el Gran Palacio, en Bangkok. Durante siglos ha sido un lugar de importancia central para la cultura tai.

En el pasado, Sanam Luang era un campo abierto situado entre el Gran Palacio y el Palacio del Segundo Rey. Se ha utilizado como sitio para la cremación de reyes, reinas y nobleza desde el reinado del rey Rama I. Por esta razón, en tiempos pasados ​​se conocía oficialmente como Tong Phra Meru (“Tierra de Cremación”).

8

COMPLEJO DE CREMACIÓN REAL

Durante el reinado de Rama III, cuando Tailandia estaba involucrado en un conflicto con Vietnam, el rey deseaba demostrar a otras naciones que Tailandia era un país tan fértil y floreciente que la zona frente al Gran Palacio fue cultivada. Sanam Luang era entonces una parcela normal de tierra usada para cultivar arroz. Así, cuando hubo que celebrar un funeral real, el terreno se adecuó para servir de escenario para el evento.

Durante el reinado de Rama IV, cuando el suelo era todavía utilizado para la agricultura, se cambió su nombre oficial de Thong Phra Meru a Thung Sanam Luang y desde entonces se utiliza como sitio de la cremación para todos los reyes y miembros de la familia real de Tailandia a excepción del rey Rama VII, que murió en Inglaterra.

Phra Maha Phichai Ratcharot

PHRA MAHA PICHAI RATCHAROT

Tradicionalmente el cuerpo del rey -o la reina- es llevado hasta allí a bordo de los carruajes fúnebres que actualmente se conservan en el Museo Nacional de Bangkok. Existen dos ejemplares imponentes e históricos -llamados Phra Maha Phichai Ratcharot y el Vejjayant- y uno de ellos será elegido para transportar la urna del rey Bhumibol.

Construido por orden del rey Rama I para la procesión funeraria de su padre en 1795, el carruaje “Phra Maha Phichai Ratcharot” (“Gran Carruaje de la Victoria”) fue utilizado más tarde para llevar las cenizas de Rama I, y desde entonces fue utilizado como el carro principal para el transporte de los restos de los reyes al crematorio. Se necesitan 216 hombres para moverlo.

Con una altura de 11,2 metros, 13 toneladas de peso y una longitud de 15,3 metros, el carruaje es una verdadera obra de arte de varios niveles y profusamente decorada. Varios niveles de arcos están decorados para parecerse a los “naga”, el animal mítico a menudo utilizado para demostrar la fuerza y la estatura de la realeza.

El diseño pretende invocar las imágenes del Monte Meru, la montaña sagrada. Tirado por más de 200 hombres, transportó los restos de los reyes Rama II y Rama V y fue utilizado por última vez en 2012, para transportar las cenizas de la princesa Bejaratana Ratchasuda, la única hija del rey Rama VI, que había fallecido un año antes.

1505377431352_1l

PHRA MAHA PICHAI RATCHAROT

El otro carruaje, el “Vejjayanta”, fue construido por el rey Rama I para los funerales de su hermana, la princesa Sri Sudarak, junto con su otra hermana, la princesa Sudaowadee, cuyo cuerpo fue llevado en el Phra Maha Phichai Ratcharot. Ligeramente más largo y más alto que el anterior, el carro ha llevado los cuerpos de los reyes Prajadhipok (Rama VI) y Ananda Mahidol (Rama VIII), y fue utilizado por última vez en 1985 para la cremación de la reina Rambhai Barni.

Por primera vez en 67 años el público contemplará en la procesión el paso del Carruaje de Armas Reales, o “Ratcharot Puen Yai”, que se utiliza en la cremación de un rey o un miembro de la familia real de alto rango que ocupó un puesto militar. Se utiliza específicamente para trasladar la urna real.

3

RATCHAROT PUEN CHAI

Ratcharot Puen Yai

RATCHAROT PUEN CHAI

El uso de este carro fue introducido en el reinado del rey Vajiravudh, para reemplazar el uso tradicional del “Phra Yannamas Sam Lam Khan” (un palanquín). En respuesta a los deseos de Vajiravudh, el rey Prajadhipok ordenó el uso del “Rajarot Puen Yai” para llevar la Urna Real su hermano al Crematorio Real.

Este carruaje fue utilizado por última vez en la cremación real del rey Ananda Mahidol en 1950 y ahora llevará la urna del rey Bhumibol porque durante los últimos 70 años fue el supremo comandante de las fuerzas armadas de Tailandia.

El carruaje fue restaurado especialmente para ser utilizado en los funerales del rey Bhumibol y se le ha colocado una tercera rueda para realzar su fuerza y capacidad al balance. Las decoraciones en estilo tradicional fueron diseñadas por el artista Chanayotin Aupaluck, miembro del Departamento de Bellas Artes de Tailandia. El carruaje pesa más de 1.000 kilogramos, tiene 1,85 metros de altura y siete metros de largo, y será tirado por 40 miembros de la Guardia Real.

CREMACIÓN Y PIRA FUNERARIA

5

PHRA SUMERU

La Ceremonia de Cremación Real se lleva a cabo en Sanam Luang y los obreros ya se encuentran preparando el terreno para los rituales. Antes de que se inicien los trabajos para el complejo de cremación, se llevará a cabo una ceremonia de carrocería que apaciguará los espíritus. Allí, Bhumibol Adulyadej será incinerado en una pira funeraria de gran altura (“Phra Meru” o “Phra Sumeru”), parecida a un altar, adornada con obras de arte tradicionales y artesanías de madera tallada construida por artesanos del Departamento de Bellas Artes de Tailandia.

Arquitectónicamente, el elaborado complejo de cremación representa el Monte Meru, centro del universo y hogar de los dioses según el budismo y el hinduismo. Se trata de un recordatorio de que los reyes tailandeses eran considerados semidivinos, reencarnaciones de dioses hindúes, y, por tal condición, regresarían al cielo tras su muerte. Es por eso que los tailandeses tienen una palabra especial para definir la muerte del rey, “sawan nakhot”, que significa “volver al cielo”.

10

Late_Thai_King_funer_54904113

Según la creencia, al morir el rey asciende hasta el reino celestial ‘dawadungsa’, en el que aguardará al momento de su renacimiento.

La pira funeraria en la que el monarca será cremado es la más grande construida para un rey tailandés, con una base de 60 m2 y una altura que supera los 50 metros. Su diseño se basa en la cosmología budista de Traiphum Phra Ruang, con el pico principal correspondiente al Monte Meru, en el centro, y otros ocho picos que significan los niveles del universo. El crematorio será decorado con criaturas míticas como garuda (el vehículo del dios Vishnú), ángeles y criaturas del Bosque de Himmapan.

rama iv

PIRA FUNERARIA DEL REY RAMA IV

A lo largo de la historia tailandesa, varios factores influyeron en la altura del “Phra Meru”: el grado de reverencia que el sucesor tenía por su predecesor -que en el caso del rey Boromkot de Ayudhya era mínimo-; el rango del fallecido; sus victorias en la guerra y los diferentes logros económicos y sociales del reinado terminado. La historia de Siam registra piras funerarias que superaban los 100 metros de alto, o el equivalente de un edificio moderno de 32 pisos.

En el siglo XVIII, durante el reinado del rey Rama II, para la construcción de una pira funeraria de 80 metros de altura y ocho meru secundarios de 50 metros de altura y otras estructuras complementarias, la capital recibió un trasporte de 896 grandes troncos de teca, 5.500 otros troncos de árboles, 2.800 listones de bambú y otros más de 400.000 postes de bambú.

rama v

PIRA FUNERARIA DEL REY RAMA V

Las fotografías del “Phra Meru” utilizado en el funeral del rey Mongkut (1851-1868) muestran una estructura principal parecida a una estupa que se elevaba 80 metros. El siguiente rey, Chulalorngkorn, encontró tan grande y costosa esta estructura, que solicitó que fuera más pequeña cuando él falleciera.

La última pira funeraria real fue construida para la princesa Galyani Vadhana (1923-2008) y era similar a la de la Princesa Madre, de unos 30 metros de alto. Más de 400 obreros trabajaron durante al menos cuatro meses para construir el Crematorio, donde fue incinerada la princesa y que costó más de 4 millones de euros.

Rama VIII

PIRA FUNERARIA DEL REY RAMA VIII (1950)

Debido a su gran costo, las piras funerarias de la realeza en Siam nunca fueron quemadas. Una vez que los rituales fúnebres han terminado, la madera y el bambú utilizados son retirados cuidadosamente para ser utilizados por monasterios en la construcción de celdas de monjes y otras estructuras. Las llamas propias de la cremación, en tales casos, son contenidas en un pequeño compartimento con los restos mortales.

La ceremonia seguirá el protocolo de los funerales reales del Reino de Rattanakosin, fundado en el siglo XVIII. Tras la cremación, que se celebra de noche, las cenizas del rey serán trasladadas nuevamente al Gran Palacio, donde recibirán el homenaje de la realeza y el gobierno y se pronunciarán los últimos rezos.

El miembro de más alta jerarquía de la familia real, el rey Vajiralongkorn, será el encargado de escoltar las cenizas de su padre al Mausoleo Real de Wat Ratchabophit, donde serán depositadas entre las tumbas de sus ancestros.

636426219913377061

PIRA FUNERARIA DEL REY BHUMIBOL

Las ceremonias se extenderán hasta el 29 de octubre. El día 27, se realizará la “recolección” de las reliquias y cenizas del rey Bhumibol para ser trasladadas hacia el Gran Palacio de Bangkok. Desde allí, el día 29 los restos del monarca serán trasladados en procesiones solemnes hacia dos templos de Bangkok (el Wat Ratchabophi Salut Maha Simaram y el Wat Bowonniwet Vihara), escogidos especialmente por el fallecido.

De esta forma concluirán los complejos rituales fúnebres del monarca que más tiempo se ha mantenido en el trono de Tailandia. Los súbditos y turistas podrán visitar durante las siguientes semanas el complejo de cremación real y los carruajes utilizados en las procesiones serán también expuestos al público. El siguiente paso es organizar la igualmente complejas ceremonias de coronación del flamante rey Vajiralongkorn.

9


Anuncios