Crónica

Henrik de Dinamarca, el consorte que quiere ser rey, padece demencia

El príncipe Henrik (Enrique) de Dinamarca, esposo de la reina Margarita II, ha entrado en el atardecer de su vida. Según un comunicado publicado este miércoles por la soberana, su esposo fue diagnosticado con demencia.

Henrik, que en las últimas semanas ha criticado a su esposa por no concederle el título de Rey de Dinamarca, por ridiculizarlo y faltarle el respeto, está siendo tratado por especialistas. En Dinamarca, hay 87.000 pacientes con demencia, la mayoría de los cuales son mayores de 70 años.

Después de un largo seguimiento y, últimamente, de una serie de exámenes médicos realizados a finales de agosto, los especialistas del Rigshospitalet han concluido que Su Alteza Real el príncipe Henrik sufre demencia“, consta el comunicado emitido hoy por el gran mariscal de la Corte danesa.

Todos debemos tener derecho de hacernos mayores en paz y tranquilidad, incluso si formamos parte de la familia real“, dijo el primer ministro danés, Lars Løkke Rasmussen, pidiendo que se respetara la privacidad del príncipe.

 

Comunicado oficial:

“Es con profundo pesar que Su Majestad la Reina ha pedido al Lord Chamberlain que anuncie:

Después de un largo seguimiento y, últimamente, de una serie de exámenes médicos realizados a finales de agosto, los especialistas del Rigshospitalet han concluido que Su Alteza Real el príncipe Henrik sufre demencia.

El diagnóstico implica una disminución en el nivel funcional cognitivo del príncipe. El alcance del fracaso cognitivo es, según el Rigshospitalet, mayor de lo esperado considerando la edad del príncipe, y puede ser acompañado por cambios en el comportamiento, sus patrones de reacción, el juicio y la vida emocional y, por lo tanto, también puede afectar la interacción con el mundo exterior.

Como consecuencia del diagnóstico, el príncipe disminuirá aún más sus actividades futuras, así como los mecenazgos y las membresías honoríficas. El deseo de la reina y de la Familia Real es que el príncipe tenga la paz y la tranquilidad requeridas por la situación”.

 
Enrique de Laborde de Monpezat, francés de nacimiento y de 83 años, estuvo en el centro de la polémica hace un mes al anunciar que no quería ser enterrado junto a su esposa porque se había ignorado su petición de recibir el título de “rey consorte”, una vieja reivindicación pero que nunca hasta entonces había expresado en un tono tan duro.

“Es ella la que se burla de mí”, se quejó el príncipe. “No me he casado con la reina para ser enterrado en Roskilde (donde yacen los reyes daneses desde hace siglos). Mi mujer ha decidido que quiere ser reina y eso me alegra. Pero como persona debe saber que si un hombre y una mujer están casados, son iguales”, agregó el príncipe.

La enfermedad del príncipe no tiene nada que ver con su deseo de no ser enterrado en la catedral de Roskilde, informó el director de comunicaciones de la Casa Real, Lene Balleby, en una declaración al canal danés TV2. “Es importante mantener las cosas separadas. La decisión del príncipe no es reciente”.

El príncipe consorte, con quien Margarita se casó en 1967 tras haberse conocido cuando él era diplomático en Londres, rechazó un posible divorcio y resaltó el amor mutuo que existe en la pareja. Henrik se retiró el año pasado de la vida pública y renunció al título de príncipe consorte. Desde entonces ha participado en pocos eventos oficiales y pasado gran parte del tiempo en su viñedo privado en Francia, aunque aún está casado con la reina y oficialmente viven juntos.

Siga leyendo: El príncipe quiere ser rey: Margarita II de Dinamarca, acusada por su marido de “burlarse” y faltarle el respeto

Anuncios
This entry was posted in: Crónica

por

Creador y autor de Secretos Cortesanos. En Twitter y en Instagram soy @dariosilvad.