Gran Bretaña

Hace 75 años: un extraño y fatal accidente en la realeza británica en plena guerra

El próximo 25 de agosto se conmemorarán 75 años de la muerte del príncipe Jorge, duque de Kent y hermano del rey Jorge VI, en un sospechoso accidente de aviación. ¿Estuvo involucrado Hitler en el accidente? Esta es la crónica del famoso historiador francés Jean Des Cars (*).

El 25 de agosto de 1942, para distenderse tras el terrible fracaso de los Aliados en la batalla de Dieppe, Jorge VI organizó un modesto picnic familiar y una caza en Escocia, en los alrededores de Balmoral. Había muy mal tiempo, estaba húmedo y lluvioso, y el viento del noreste no lograba disipar la niebla.

En ese mismo momento, por casualidad, el duque de Kent se encontraba muy cerca de allí. Este hermano del rey, que había apoyado a Eduardo VIII durante su breve reinado, estaba a bordo del hidroavión W4026 con destino a Islandia, donde debía inspeccionar instalaciones de la Royal Air Force.

Por la falta de visibilidad, el aparato volaba bajo, demasiado bajo, a unos 300 metros de altura. A la 1.30 chocó contra la cima de una colina cerca de Dunbeath y resbaló por la pendiente, dejando un surco de más de 100 metros. El hidroavión, que tenía el tanque lleno, explotó y se incendió. No sobrevivió ninguno de los doce pasajeros, todos ellos de servicio.

Durante mucho tiempo, la muerte del duque de Kent, que también estaba en misión, suscitó diversos comentarios en razón de su pasado ambiguo.

El cuarto hijo de Jorge V, también llamado Jorge, había alimentado las crónicas de los diarios. Sus relaciones amorosas bisexuales y su adicción a las drogas divertían al juerguista Eduardo, encantado de tener un hermano libertino en esa familia demasiado severa.

869ac366-8363-4716-b9f7-978a5c42d7d5-A36320

Los dos hermanos eran compinches y a Eduardo le había molestado que el duque de Kent no asistiera a su boda con Wallis el 3 de junio de 1937 en el castillo de Candé, en Turena.

También a Jorge, que bebía mucho y hablaba demasiado, le atribuyeron relaciones con los nazis y los fascistas británicos, reconocibles por sus camisas negras. Todos estos rumores formaban parte de la guerra, ya que desprestigiar a los demás era un arma.

Jorge V le había otorgado a ese hijo el título de duque de Kent en 1934, el día de su casamiento con la encantadora princesa Marina, hija del príncipe Nicolás de Grecia, hermano del rey de los helenos Constantino I. La joven había heredado la belleza de su madre, la gran duquesa Elena de Rusia.

article-2472992-18E8ADF500000578-694_968x524

Esa unión fue muy feliz. Tuvieron tres hijos: el último, Michael, había sido bautizado en Windsor solo tres semanas antes del fallecimiento de su padre.

Para muchos expertos, la tesis de un lamentable accidente era difícil de sostener. ¿Por qué no estaba enterado el rey de esa misión, sobre todo si Jorge sobrevolaría el lugar del picnic? ¿Por qué no se le informó al rey el deceso de su hermano hasta la noche, cuando a la hora de la cena el secretario de Estado del Aire telefoneó a Balmoral, pidiendo hablar urgentemente con el rey?

La familia estaba en la mesa. La reina tuvo de inmediato el presentimiento de una mala noticia: tal vez el deceso de la reina María, su suegra. Jorge VI volvió del teléfono, sombrío. Se sentó en silencio. Luego, en el salón, reveló la verdad: su hermano había muerto. El clan quedó petrificado.

El funeral del duque de Kent se celebró en Windsor, en la capilla de San Jorge. En su diario, el rey, destrozado, escribió: “He asistido a muchas ceremonias de exequias familiares en esta capilla, pero ninguna me conmocionó tanto“.

Dos días más tarde, fue al lugar de la catástrofe. En un principio el accidente parecía inexplicable. El comandante, un australiano, era un experimentado piloto de hidroaviones, con más de mil horas de vuelo en patrullas marítimas. Todos sus compañeros de viaje eran copilotos, ingenieros y soldados, que conocían perfectamente la región y su oficio.

Por las amistades dudosas del fallecido, se analizó la tesis de un sabotaje del aparato. Como su cuñada, Olga de Grecia, se había casado con un aristócrata alemán partidario de Hitler, se sospechó una intervención del Servicio de Inteligencia.

En definitiva, la única causa oficial fue un error del piloto por la mala visibilidad, un accidente… Para la Corona, fue una gran pérdida. El rey dijo: “Lo extrañaré terriblemente. Y extrañaré su ayuda”.

(*) El texto fue tomado del libro “El cetro y la sangre”, escrito por Jean Des Cars.

geovchild

Nacido en 1902, el príncipe Jorge fue el quinto hijo del rey Jorge V y la reina María.

463978959

1934-daily-mail-front-page-reporting-the-wedding-of-prince-george-E5GF0N

En 1934, antes de su boda, Jorge V le otorgó a su hijo el título de Duque de Kent.

kentmarr

La princesa Marina era hija del príncipe Nicolás de Grecia y la gran duquesa Elena de Rusia.

775cf3079e246156b062b1f02c74f178

Anuncios