Gran Bretaña

El secreto de la princesa Luisa

La princesa Luisa (1848-1939) fue la hija rebelde de la reina Victoria. Pero también fue la más inteligente. Coqueta, atractiva y decidida, fue una de los nueve hijos que tuvo la monarca británica con el príncipe Alberto. “Lossy” se negó a casarse con un príncipe alemán y en su lugar, optó por el marqués de Lorne, hijo del duque de Argyll, aunque su decisión resultó ser un error.

El matrimonio fue muy infeliz, no tuvo hijos y por aquella época se rumoraba que el marqués era homosexual. El matrimonio pasaba largas temporadas separado y algunos historiadores coinciden en que Luisa mantuvo una aventura romántica con su cuñado, Enrique de Battenberg, esposo de la princesa Beatriz.

La princesa Luisa guardó para siempre un secreto jamás confirmado. Según la historiadora Lucinda Hawksley, la hija de la reina tuvo un romance con el teniente Walter George Stirling, de la Artillería Montada, quien había sido contratado en marzo 1866 como el último tutor del hermano menor de Luisa, Leopoldo, que era hemofílico.

Considerado por su gran servicio al enfermo hijo de la reina, Stirling se introdujo en la vida íntima de la familia, participando de salidas familiares, fiestas y cenas en palacio. Con su ayuda, el príncipe Leopoldo mejoró y la reina Victoria se sentía bien de tener a su servicio a ese joven y atractivo oficial.

luisa 22

Enamorada, la princesa comenzó a pasar la mayor parte de su tiempo con su hermano y su tutor, y se llevó una gran sorpresa cuando se enteró de que Stirling fue abruptamente despedido de su cargo. Para entonces, el embarazo de la princesa había sido mantenido en el más absoluto secreto y su bebé habría nacido a finales de ese año o a principios de 1867.

La reina Victoria sepultó todo registro de este romance prohibido. Ese mismo año, Frederick Locock (casualmente hijo del ginecólogo de la reina, Sir Charles Locock, que estaría enterado de lo que les pasaba a las mujeres de la familia real en términos de salud) y su esposa adoptaron un niño llamado Henry del que no se ha encontrado certificado de nacimiento alguno.

En los años posteriores a 1867 la princesa Luisa pasaría temporadas en una casa de Dornden, Kent, justo al lado de una vivienda de la casa de campo de la familia Locock. Al doctor Frederick y su esposa se les otorgaron también una pensión vitalicia procedente de las arcas reales y allí se perdió el rastro del nieto oculto de la reina Victoria. La princesa murió en 1939 y se llevó a la tumba un gran secreto familiar.

luisa 11

Anuncios