Al rey Augusto II de Sajonia lo llamaban “el Fuerte” pero tenía una debilidad: el buen vino

augusto

Se dice que este monarca acostumbraba consumir hasta ocho litros diarios de esta bebida. También tenía que él denominaba “la enfermedad de la porcelana”. Era un apasionado de este material chino e hizo construir la primera fábrica europea de porcelana en Meissen. Cuando murió, en 1733 dejando a nueve hijos de seis diferentes mujeres, el reino en ruina financiera y una colección de 35.798 piezas de porcelana.

Anuncios