Gran Bretaña

El padre contra el hijo, el rey contra el príncipe: Los líos familiares de la Casa de Hannover

hannover

Las peleas familiares caracterizaron desde el principio a la Casa de Hannover, una dinastía de alemanes egoístas y desinteresados que reinó en Gran Bretaña durante 200 años. La hostilidad que había entre Jorge I y su hijo mayor era notoria, especialmente desde que el rey había hecho prisionera a la madre de sus hijos, Sofía Dorotea.

Se decía por todos lados que el príncipe jamás había perdonado a su padre por el trato que concedió a su madre, y el resentimiento creció con los años. El príncipe resentido trató por todos los medios de desprestigiar a su padre y se rodeó de políticos y cortesanos poderosos para lograrlo.

Las tensiones entre padre e hijo terminaron en una guerra palaciega cuando Jorge I expulsó al príncipe del palacio y le prohibió volver a ver a sus hijos. El príncipe de Gales fue declarada persona non grata en la corte y todo cortesano que mantuviera algún tipo de relación con el príncipe sufriría las consecuencias. El príncipe de Gales no se rindió, y creó una corte alternativa en su hogar, Leicester House.

“Una de las más comunes actividades de los disidentes que se reunían allí era burlarse del rey y de sus maneras y costumbres; sobre todo de su predilección por las amantes feas. Cada vez que padre e hijo se encontraban, se producía alguna escena desagradable. El rey Jorge incluso llegó a ordenar la detención del príncipe en una ocasión” [Michael Farquhar, Las cloacas de la historia]

Jorge I no fue llorado por los ingleses cuando murió, en 1727. Su hijo y sucesor, Jorge II, tampoco se esforzó mucho en adecuarse a la vida inglesa y siempre sintió nostalgia por su querida tierra de Hannover. Siguiendo la tradición familiar, las relaciones no fueron buenas (de hecho, fueron muy malas) entre el rey Jorge II y su hijo mayor, el príncipe Federico Luis de Gales.

Federico Luis (1707-1751) fue el primer Hannover nacido en Inglaterra. Al crecer se convirtió en un hombre culto como su madre, y un poco melancólico, dedicado a la música y la pintura pero fue detestado por sus padres, quienes temían que su popularidad los eclipsara.

“El mayor de mis hijos es el mayor asno, el mayor mentiroso, el peor canalla, la peor bestia que hay en el mundo y me gustaría, de todo corazón, no verle más”, dijo Jorge II en una oportunidad. Federico tenía en igual estima a su padre, al que describió como “un obstinado y autoindulgente puritano con un insaciable apetito sexual”. Su madre, mientras tanto, se refería a Federico como “el recogido”, insinuando que había sido adoptado, o la “víbora ingrata”. ¡Vaya madre!

Federico Luis se casó con la princesa alemana Augusta de Sajonia-Gotha, y apenas terminó la ceremonia el rey Jorge II los expulsó de la corte. Los cortesanos de Federico tomaron la costumbre de ridiculizar al rey y, especialmente, de emitir informes acerca de su conducta privada que se propagaban con rapidez. Para terminar con esta situación, Jorge II decidió reducir su asignación. Además, dejó claro que consideraría enemigo personal a todo aquel que se relacionara o incluso se mostrara amable con el príncipe de Gales. “Me hace sentir nauseas”, suspiraba el rey.

Jorge II apenas se conmovió cuando, en 1751, le comunicaron que su hijo había muerto. Nueve años más tarde, le tocó el turno de morir al rey y en su lugar fue coronado su nieto, el rey Jorge III (1738-1820), quizá el personaje más agradable de este curioso linaje. Para continuar con la costumbre, Jorge III mantuvo pésimas relaciones con su hijo y heredero, el príncipe de Gales y futuro rey Jorge IV. En aquel tiempo, el ambiente cortesano se asemejaba a la del pequeño feudo familiar en Alemania, todo era rígido, severo y austero, por lo que la conducta del príncipe desencajaba.

Al príncipe se lo llamó “el primer caballero de Europa”, por su caballerosidad, su extravagancia y el derroche con el que protegía a los “dandis” que formaban su corte. A Jorge III le molestaba especialmente la vida disipada que mantenía el príncipe, quien se negó a casarse cuando se le impuso, bebía demasiado, pasaba las noches de juega y era una apasionado mujeriego.

Cuando el rey se encontraba sumido en sus crisis de demencia, los encuentros con su hijo solían ser muy violentos, como cierta vez, durante una cena familiar en Windsor, cuando el monarca interrumpió todas las conversaciones para agarrar al príncipe del cuello y lo lanzó con violencia contra la pared.

“El príncipe Jorge rompió a llorar, pero más adelante usaría la escena en contra de su padre. El fiel hijo se deleitaba en rememorar la escena ante los más variados públicos, imitando maliciosamente el loco comportamiento de su padre. Y no era ningún secreto su deseo de que lo encerraran en algún sanatorio, para que él pudiera ocupar su puesto”. [Michael Farquhar, Las cloacas de la historia]

Jorge IV tuvo una sola hija de su desgraciado matrimonio. La princesa Carlota fue una joven divertida y caprichosa que mantuvo un par de romances que la enfrentaron a su padre. Al viejo y arruinado rey Jorge le molestaba saber que su propia hija había heredado los mismos defectos que tenía su madre, Carolina, a la que él tan amargamente detestaba.

La princesa Carlota murió durante su primer parto en 1819 y esta tragedia desembocó en la coronación de su prima, la reina Victoria. Siguiendo la costumbre familiar, la reina más poderosa de su tiempo se enfrentó amargamente a su hijo mayor Eduardo, príncipe de Gales, a quien consideraba ocioso, mujeriego, infame y a quien llegó a acusar por la muerte de su amado esposo, el virtuoso príncipe Alberto.

Anuncios