Un zar con fama de gigante

alejandro iii

Enorme y robusto, el zar Alejandro III de Rusia(1865-1894) medía 1,93 m. y poseía una impresionante fuerza física. Cuando quería hacer una gracia en una fiesta lo que más le gustaba era doblar atizadores y romper barajas enteras por la mitad de un solo golpe. El zar odiaba la pompa cortesana, el arte y los bailes, y pensaba que un auténtico ruso debía ser simple: “Un ruso debe ser sencillo en sus maneras, en sus palabras, en sus comidas y en el vestir”. La reina Victoria de Inglaterra se refirió a él una vez como “un soberano a quien yo no considero un caballero”.

Anuncios