Historias

El misterioso caso de Lord Lucan, el noble que desapareció de la faz de la Tierra

Richard John Bingham era el séptimo Conde Lucan, era rico, tenía tierras, palacios y una familia. Pero un buen día, tras ser asesinada brutalmente la niñera de sus hijos, el conde desapareció de la faz de la Tierra y jamás se supo nada de él. Se lo vio en Dublín, Melbourne, Johannesburgo, pero nadie consiguió atrapar nunca al “Monstruo del Lago Ness” de la nobleza. Durante décadas, la policía británica acumuló testigos, historias y datos pero jamás logró encontrar al noble más buscado de la historia.

El 7 de noviembre de 1974 fue la fecha que Bingham, de 39 años, eligió para asesinar a su esposa, Lady Verónica Duncan, quien tenía problemas mentales y con la que mantenía una amarga batalla por la custodia de los hijos tras el divorcio. El matrimonio era un verdadero tormento. La mujer había severas depresiones tras el parto de sus tres hijos y permanecía sometida a una fuerte medicación.

Lord Lucan abandonó la mansión familiar en Belgrave Street, en Londres, y emprendió una feroz pelea por la custodia de sus tres hijos y recuperar su antigua residencia. Su idea era vender la propiedad para sufragar las acuciantes deudas de bridge y backgmmon, que había contraído en timbas hasta el alba en el vecino “Clermont Club”.

Agobiado por la situación y dominado por la ira, llegó hasta su casa para cometer el crimen que no sucedió. En lugar de su esposa, murió la niñera de la familia, Sandra Rivett, de 29 años, que tenía el día libre pero por alguna razón estaba en la casa de los Bingham esa noche.

lucan 3

Lady Lucan, se encontraba en su casa de Mayfair con su hija Frances y con la niñera, Sandra Rivett, que era muy parecida a la señora. Poco antes de las nueve de la noche, Sandra ofreció un té y bajó a la cocina del sótano para prepararlo. Como la niñera no regresó, Lady Lucan decidió bajar a ver qué ocurrió.

Según su relato, las luces no funcionaban. Al recibir un golpe en la cabeza, Lady Lucan golpeó al agresor en los testículos y logró huir al vecino pub “The Plumber’s Arms”, donde, desesperada, pidió que llamen a la policía. Tras esta dramática escena, al conde se lo tragó la tierra.

 

Lucan era un aristócrata elegante y poderoso, atractivo y jugador empedernido. Acumulaba deudas y los acreedores lo perseguían cuando aquella noche un regresó a su casa de Belgrave para matar, por error, a la niñera.

Nunca se pudo comprobar que fuera él quien mató a la joven y supuestamente intentó estrangular a la condesa, que había acudido en su auxilio. Lo cierto es que el conde desapareció esa misma noche. Su auto fue encontrado en un muelle de Newhaven, pero jamás hallaron su cuerpo.

lucan 4

 

Mientras los conocidos del conde sugirieron que el conde se suicidó (después de encargarle a su madre el cuidado de sus hijos), y a pesar de que en 1999 fue declarado muerto oficialmente, Scotland Yard defiende una y otra vez su teoría de que Lucan está vivo, alimentando la fascinación del público británico por su misteriosa historia. Unos turistas británicos afirmaron haberlo visto en Nueva Zelanda o incluso jugando póquer en Bostwana.

Duncan MacLaughlin, ex investigador de Scotland Yard, escribió un relato en el que lord Lucan reaparecía en sandalias y con larga barba en una playa de Goa, India. La escritora Muriel Spark situó al conde, hace quince años, en el consultorio de una psicoanalista de París.

No tengo la conciencia tranquila… Soy lord Lucan: la policía me ha buscado por más de veinte años. Supongo que conoce mi historia”, se presentó el conde. “No es posible. Ya estoy atendiendo a otro paciente que dice ser lord Lucan”, le respondió la psicoanalista. Y el “fugitivo” volvió a desaparecer.

2664379

Los tres hijos del conde dicen que nunca vieron a su padre desde el día que desapareció. Así lo señaló el mayor en el TIMES: “Mi padre fue declarado muerto por un juez del Tribunal Supremo hace más de diez años. Sugerir que he visto y hablado con mi padre es convertirme en cómplice de un asesinato macabro. Que se me llame criminal es una calumnia muy grave”. En cuanto a su madre, Lady Lucan, está convencida de que su marido era el asesino y optó por el suicidio para no enfrentarse a la justicia.

Mi punto de vista, el que me formé siendo un niño de 8 años, es que (mi padre) está muerto desde entonces. Posiblemente vio que su vida había llegado al final“, dijo el hijo mayor, heredero del título. “Más allá de su culpabilidad, hubiera ido de tribunal en tribunal, los medios de comunicación habrían destrozado su vida, su carrera y las posibilidades de recuperar la custodia de sus hijos. Todo eso puede llevar a una persona a quitarse la vida, pero no tengo la menor idea“.

Durante muchos años, Scotland Yard buscó al conde en Sudáfrica, siguiendo las pistas que le dio una mujer. Según ella, mientras trabajaba como secretaria de Aspinall John -un amigo de la familia de Lucan- entre 1979 y 1981, los hijos de Lucan fueron llevados hasta Kenia para ser “observados a la distancia” por su padre.

lucan11

Por otra parte, el hermano del conde, Hugh Bingham, de 72 años, habló por primera vez afirmando estar seguro de el conde se escapó para comenzar una nueva vida en África y aún podría estar vivo. Las últimas investigaciones indicaron que el noble habría vivido hasta el año 2000 en una lujosa mansión en Namibia, pero ésta es sólo una de las hipótesis en que se sustentó uno de los grandes misterios británicos, probablemente el que más expectación despertó en las últimas cuatro décadas.  El caso se cerró en 2015, cuando la Corte Suprema británica declaró “legalmente muerto” a Lord Lucan, veredicto que permitió que hijo George se convirtiera en el 8° Conde Lucan, tal y como anhelaba, y se sentará en la Cámara de los Lores.

 

 

 

Anuncios