Gran Bretaña

El cargo de “Groom of The Stools” era muy codiciado en la corte de los Tudor

Durante el reinado de Enrique VIII de Inglaterra (1491-1547) las familias nobles se peleaban por obtener el puesto de “Gentilhombre de las Heces”, un privilegio que permitía a un caballero atender al rey cuando este se sentaba en su inodoro recubierto de terciopelo. Sus obligaciones consistían en ayudarle con sus ropajes (que en aquellos tiempos eran muy ostentosos), alcanzar al rey un paño de franela “para limpiarse el extremo de abajo”, y posteriormente llamar a un criado para que vaciara y limpiara el inodoro real.

Como el noble tenía obligación de atender al rey siempre que tuviera necesidades, se le asignaba una habitación en los aposentos privados, lo que le permitía un acceso ilimitado al monarca y los asuntos políticos. Uno de ellos, Henry Norris aprovechó su posición para mantener un romance con la reina, lo que le valió la condena de tortura. Durante el reinado de Jorge III (1760-1820) este cargo todavía existía y uno de los nueve “Groom of the Stools”, John Stuart, llegó a ser Primer Ministro.

Anuncios