Crónica

Adiós al Rey Bhumibol: Tailandia prepara los funerales más grandiosos de su historia

La corte real y el gobierno de Tailandia ya comenzaron a trabajar en los preparativos del último adiós al rey Bhumibol Adulyadej, fallecido el 13 de octubre a la edad de 88 años. El príncipe heredero Vajiralongkorn, que por el momento no será proclamado rey, designó a su hermana menor para dirigir la construcción del Crematorio Real (“meru”), donde los restos del monarca serán convertidos en cenizas, según la tradición budista. La princesa Maha Chakri Sirindhorn, la hija predilecta del fallecido rey, será la encargada de organizar todos los detalles del último adiós, desde el tamaño, la altura y el color del Crematorio Real, hasta el protocolo militar, las ceremonias religiosas y la recepción de delegaciones extranjeras.

El crematorio de Su Majestad el Rey será más grande que otros en el pasado“, dijo el gran mariscal de la Corte Real, Chirayu Isarangkun Na Ayuthaya . “El Departamento de Bellas Artes tiene experiencia en estos asuntos“. El Crematorio Real será ubicado en Sanam Luang, un campo abierto y plaza pública frente al Templo Wat Phra Kaew y el Gran Palacio, en Bangkok. Aunque se lo conoce como una pira funeraria, la estructura se parecerá más a un gran pabellón adornado con obras de arte tradicionales y artesanías de madera tallada. El diseño del Crematorio se inspira en el Monte Meru, centro del universo según el budismo y el hinduismo.

funeral-1

funeral-2

Los organizadores deberán construir también los carruajes ceremoniales -entre ellos, uno que trasladará la urna funeraria- y los edificios desde los cuales la familia real y los monarcas y jefes de Estado extranjeros presenciarán las ceremonias, además de coordinar un desfile militar. Según informa la prensa tailandesa, la Policía Real de Tailandia desplegarán entre 5.000 y 6.000 oficiales por día para el evento, para mantener la seguridad entre los miles de ciudadanos que se acercarán al lugar de la ceremonia en Sanam Luang. Si la policía no es suficiente para la seguridad, el gobierno movilizará fuerzas policiales de otras provincias tailandesas.

A partir del 28 de octubre, las autoridades abrirán al público la Sala del Trono Phiman Rattaya, del Gran Palacio Real, para que puedan rendir tributo ante los restos del rey Bhumibol, lo que será el primero de una serie de eventos que formarán parte del funeral real. El primero de los rituales funerales se celebró el viernes, cuando el príncipe heredero Vajiralongkorn vertió agua sobre el pecho de su padre y le cepilló el cabello antes de romper el peine, símbolo de su entrada en una vida eterna sin necesidad de la belleza mortal.

funeral-3

funeral-1

El cuerpo del rey Bhumibol, que ahora permanece en la Sala del Trono Drusit Maha Prasat, del mismo palacio, será embalsamado y colocado en la tradicional posición fetal mientras espera ser cremado. Al igual que su difunta madre, la princesa Srinagarindra, que murió en 1995, el rey Bhumibol fue colocado dentro de un ataúd de estilo moderno en lugar de la urna real tradicional (“kot”) a la manera de los antiguos monarcas. Sin embargo, la “kot” jugará un papel destacado a lo largo de los ritos. Un Kot vacío será el centro de todas las ceremonias en la Sala del Trono, y el protocolo del palacio se refiere al fallecido rey como “Su Majestad el Rey en su Kot”.

Los ritos funerarios, que incluirán diversas ceremonias de origen budista e hindú, culminarán dentro de un año con la incineración de los restos del rey. Los súbditos ya pueden acceder al Salón Sahathai Samakhom para firmar los libros de condolencias. El protocolo en ambos casos exige la vestimenta de color negro en señal de duelo. Aunque el luto nacional durará 100 días, los monjes budistas recitarán sus oraciones frente al “kot” de dia y de noche hasta el 21 de enero.

funeral-3

funeral-2

Tailandia se sumió en un duelo de un año tras la muerte de Bhumibol Adulyadej, a quien sus súbditos consideraban un semidiós, tras siete décadas en el trono. Los funcionarios del gobierno deberán vestir de luto durante un año, aunque el gobierno aseguró que todos seguirán trabajando normalmente. Durante un mes, las banderas ondearán a media asta y habrá 100 días de duelo nacional. Restaurantes y bares limitaron las celebraciones al tiempo que se han cancelado algunos conciertos y eventos. Algunos locales dejaron de vender alcohol, pese a que no existe prohibición alguna. Muchas empresas privadas pidieron a sus empleados que se vistan de negro al menos durante un mes. Los diarios y los sitios internet hicieron desaparecer los colores. Además, los negocios de ropa solo venden prendas de color negro.

PRECEDENTES. El funeral de la Princesa Srinagarinda, madre del rey, en 1995, se extendió durante más de un año y significó uno de los eventos más grandes y multitudinarios de la historia tailandesa. Igual de complejos fueron los ritos de despedida de la princesa Galyany Vatthana, hermana del rey, fallecida en 2008, en honor de la cual el gobierno decretó 100 días de luto oficial. Más de 400 obreros trabajaron durante al menos cuatro meses para construir el Crematorio Real, donde fue incinerada la princesa y que costó más de 4 millones de euros.

En tal ocasión, más de 3.000 oficiales del ejército, altos funcionarios del Gobierno y los descendientes de los miembros de la Familia Real participaron de un impresionante cortejo fúnebre en Bangkok. Seis procesiones de carruajes y palanquines reales transportaron la urna funeraria de la princesa y sus condecoraciones, desde el Gran Palacio hasta el Real Crematorio en Sanam Luang. La ceremonia contó, además, con una orquesta tailandesa y las actuaciones de un teatro de sombras, títeres y danzas tradicionales.

El último funeral de un rey tailandés se celebró en 1950. Una edición de la revista Life publicó ese año los detalles del último adiós al rey Ananda Mahidol, hermano mayor del rey Bhumibol, , quien murió a los 19 años de una herida de bala en la cabeza el 9 de junio de 1946. El funeral tuvo lugar cuatro años después de la muerte del rey para que el príncipe Bhumibol tuviera tiempo de completar sus estudios en Suiza.

“A pesar de la popularidad de Ananda y el duelo nacional, los siameses observaba los ritos sin gritos ni lágrimas. Ellos respetan a sus reyes profundamente pero en silencio”, dice el artículo de Life. Las cenizas del joven rey fueron trasladadas hasta el crematorio en un carruaje real de 195 años de antiguedad, de 42 toneladas de peso, tirado por soldados y marinos. La urna fue colocada en un altar de cremación hecho de yeso, papel y pegamento. El altar fue quemado después durante la noche.

Anuncios