Crónica

Dos significativas ausencias en el último adiós a la reina Ana de Rumania

Los funerales de la reina Ana de Rumania (1923-2016), el próximo 13 de agosto, contarán con dos importantes ausencias. Un grupo de cinco médicos de diferentes especiales que tienen a cargo la salud del rey Miguel, le recomendaron no viajar a Rumania para asistir al último adiós de su esposa. Según informó Romania Journal, el exmonarca permanecerá en su residencia de Suiza acompañado por varios amigos cercanos, empleados de la Casa Real y dos monjas ortodoxas que lo asisten.

“La decisión fue tomada con gran dolor”, informó en un comunicado la Casa Real rumana. La primogénita del rey había manifestado que el rey y su familia acatarían la voluntad de los médicos. El último soberano de Rumania, derrocado por los soviéticos en 1947, tiene casi 95 años y se retiró de la vida pública en marzo de este año después de haber sido diagnosticado con leucemia crónica y carcinoma epidermoide metastásico.

Las ceremonias fúnebres por Ana de Borbón-Parma, esposa del último rey de Rumania durante 68 años, se desarrollarán entre los días 10 y 13 de agosto en las ciudades de Sinaia, Bucarest y Curtea de Arges. Los restos de la reina serán trasportados a Rumania el próximo martes 9 desde Suiza, donde falleció el pasado 1 de agosto a la edad de 82 años. El gobierno de la República de Rumania declaró el 13 de agosto como día de duelo nacional y el presidente Klaus Iohannis manifestó su intención de condecorar a título póstumo a la última reina rumana.

Lea además | El programa completo de los funerales de Ana de Rumania

Numerosos representantes de casas reales europeas viajarán esta semana a Bucarest para participar de las ceremonias fúnebres, que estarán presididas por la princesa heredera Margareta y su esposo, el príncipe Radu. Junto a ellos estarán presentes las princesas Elena, Sofía y María así como Elisabeta Biarneix, nieta del rey Miguel. Sin embargo, no estará presente en Rumania la exprincesa Irina, tercera hija de los reyes Miguel y Ana. La propia Irina (quien utiliza el apellido Walker) anunció en un mensaje en Facebook las razones por las cuales no asistirá al último adiós a su madre.

Durante estos días tristes, atesoro a mi madre en mi memoria, pensando que no puedo ir a Rumania, a pesar del deseo de mi familia, la Familia Real; es muy triste no poder decir adiós a mi madre, pero siempre la recordaré en mi corazón. La decisión pertenece a mí, sin razones personales. Mi alma está con la familia real“, escribió Irina. Irina Walker fue despojada de su título de Princesa de Rumania en 2013 luego de que la justicia del Estado de Oregon (EE.UU.) la detuviera y juzgara por organizar peleas de gallos y apuestas ilegales en su estancia.

En octubre de 2014, Irina y su marido, John Wesley Walker, fueron condenados a tres años de libertad condicional. La hija del rey y su marido se declararon culpable de operar un negocio de apuestas ilegales y, como parte del acuerdo de culpabilidad, la pareja decidió vender bienes raíces y pagar una fianza de US$ 200.000 para el gobierno. El 29 de octubre del mismo año, el rey Miguel publicó un documento según el cual desbancaba a Irina y a sus hijos de la línea de sucesión y la despojaba de sus títulos.

Lea además | El increíble árbol genealógico de Ana de Rumania (1923-2016), una reina de verdadera sangre azul

Anuncios
This entry was posted in: Crónica
Tagged with:

por

Las noticias y los secretos de las monarquías del mundo. Twitter: @CoronasReales