Crónica

Expectación en Japón ante el próximo discurso del emperador Akihito

La Agencia Imperial de Japón organiza el segundo mensaje televisivo del emperador Akihito en 27 años de reinado. Se cree que durante el discurso, que será emitido el próximo lunes 8 de agosto, el monarca anunciará su abdicación al trono imperial. El emperador nipón leerá el mensaje cuyo contenido se prepara junto con funcionarios de alto nivel, dijeron fuentes de la entidad citadas por la agencia de noticias Kyodo.

El primer discurso televisado del emperador Akihito fue el 16 de marzo de 2011, días después del devastador terremoto en el oeste del país con un tsunami. La agencia citada de noticias asegura que con la más estricta discreción un equipo gubernamental especial estudia el tema de la abdicación, ya que la ley que norma a la Casa Imperial carece de una previsión al respecto. El diario Mainichi Shimbun asegura que “el Gobierno respeta la voluntad del Emperador y el primer ministro y su gabinete han comenzado las conversaciones sobre la preparación de los requerimientos legales“.

Por otra parte, el diario Asahi Shimbun se hizo eco de comentarios de miembros de la Agencia de la Casa Imperial que exponen que: “La agencia no ha hablado sobre ningunos preparativos específicos. La voluntad del Emperador es una cosa, pero llevarla a cabo es algo completamente distinto”. La prensa japonesa insiste en que algunas personas relacionadas con la Casa Imperial se están tomando seriamente la posibilidad de una abdicación, pero que hay grandes obstáculos para la aprobación de una reforma que lo permita.

Según la agencia Kyodo, el 85,7 por ciento de los japoneses aceptaría la jubilación de Akihito.

Las fuentes consultadas indicaron que es improbable que el emperador se refiera siquiera a la “abdicación” propiamente dicha, pero sí podría abodar la manera en que desarrollará sus deberes oficiales en el futuro. La posibilidad de que Akihito abdique surgió a mediados de julio ante los problemas de salud que enfrenta para atender sus deberes oficiales.

Según la cadena NHK, “el emperador Akihito cree que ‘el emperador debe ser alguien capaz de realizar plenamente tareas simbólicas tal como lo define la Constitución’ y que no es deseable mantener a un emperador que reduce sus funciones oficiales o que es representado por un sustituto debido a su avanzada edad”. Para Akihito, quien llegó el trono tras la muerte de su padre Hirohito en 1989, el cumplimiento de esos deberes es inseparable de su posición como símbolo del Estado japonés, papel estipulado en la Constitución de 1947.

Entre otros deberes, el emperador nombra al primer ministro que sea designado por la cámara baja del Parlamento (Dieta), así como al titular de la Suprema Corte designado por el gabinete de gobierno. El 125º emperador también hace entrega de la Orden del Mérito, recibe las credenciales de los Embajadores extranjeros y tiene a su cargo el Saludo de Año Nuevo, entre otras actividades ceremoniales.

Nacido en 1933, Akihito fue el primer hijo varón del emperador Showa y la emperatriz Nagako, y actualmente tiene 82 años. En 2012 fue sometido a una cirugía de bypass de la arteria coronaria, pero aún se encarga de muchas tareas oficiales incluyendo sus funciones constitucionales y visitas nacionales e internacionales. En los últimos años la Agencia de la Casa Imperial aligeró esta carga al no requerir discursos en algunas ceremonias y al reducir el número de audiencias con invitados internacionales.

Bajo la Constitución y la Ley de la Casa Imperial, si el emperador no es capaz de llevar a cabo sus funciones debido a problemas de salud, el Príncipe heredero, la emperatriz u otros miembros de la familia imperial pueden convertirse en regentes y encargarse de estas labores. Cuando el Emperador Taisho (1879-1926) cayó enfermo en sus últimos años de vida, el príncipe heredero y futuro emperador Showa (1901-1989) se convirtió en regente. Como la Constitución no permite a las mujeres de la familia imperial ascender al trono, el emperador Akihito tiene muy pocos herederos.

El último soberano que renunció al trono fue el Emperador Kokaku en 1817.

Anuncios