Crónica

La realeza de Dinamarca espera un nuevo bebé en medio de una disputa dinástica

El príncipe alemán Gustav zu Sayn-Wittgenstein-Berleburg, sobrino de la Reina de Dinamarca, y su novia Carila Axelsson, esperan un hijo. La pareja convive desde hace más de una década, pero debido a estatus del príncipe, no pueden casarse. El problema surgió hace unos 70 años, cuando el abuelo de Gustav, el príncipe Gustav Albrecth zu Sayn-Wittgenstein-Berleburg (1907-1969) desaparecido en combate en el frente ruso en 1944 y dado definitivamente por muerto en 1969.

El noble dejó estipulado en su testamento que ninguno de sus herederos podría casarse con una mujer que no fuera de sangre real y de raza aria. Gustav Albrecht era un alto general del ejército alemán que mantenía una estrecha relación con el nazismo y, antes de morir, y para evitar que la sangre familiar se diluyese, prohibió los matrimonios “desiguales” de sus descendientes bajo pena de perder el título y la jefatura de la Casa de Sayn-Wittgenstein Berleburg.

El primogénito de Gustav Albrecth, el príncipe Richard (actual jefe de la Casa principesca) cumplió con la voluntad familiar y se casó en 1967 con la princesa Benedicta de Dinamarca, hija del rey Federico IX y hermana menor de la reina Margarita II. Tuvieron tres hijos, de los cuales Gustav (nacido en 1969) es el príncipe heredero del linaje de Berleburg.

Hace años, Gustav tuvo que romper su compromiso matrimonial con Elvire Pasté de Rochefort, una aristócrata francesa, debido a que su ADN no era demasiado “royal” para el príncipe. Posteriormente, Gustav se enamoró de Carina Axelsson, una modelo parisina de ascendencia sueco-mexicana convertida en ilustradora de cuentos infantiles. La pareja aceptó no casarse para que el príncipe Gustav no perdiera su herencia, y ahora Carina es un miembro más de la familia real danesa.

El sobrino de la reina Margarita II es, por el momento, el único heredero de la histórica Casa de Sayn-Wittgenstein-Berleburg, que remonta sus orígenes al siglo XII y rigió un pequeño feudo ubicado al norte de Frankfurt. Desde el año 1607, el territorio fue gobernado por Condes, que fueron ascendidos al rango de Príncipes en 1792, bajo el reinado de Christian Heinrich.

El príncipe Gustav tiene dos hermanas mujeres, las princesas Alejandra y Natalia, quienes no pueden acceder a la herencia familiar. El futuro hijo de Gustav y Carina Axelsson tampoco podrá disponer de la herencia y los títulos principescos por no haber nacido dentro del matrimonio. De no tener descendencia legítima, la rama de Berleburg desaparecerá y la herencia dinástica pasará a manos de otra rama de la dinastía Say-Wittgenstein.

DATA. El príncipe Gustav es hijo de Benedicta de Dinamarca y el príncipe Richard zu Sayn-Wittgenstein-Berleburg; es nieto materno de los reyes Federico IX e Ingrid de Dinamarca; bisnieto del rey Gustav VI Adolf de Suecia y descendiente de la reina Victoria de Inglaterra a través de su tatarabuela, la princesa Margaret de Connaught.

Anuncios