Crónica

Murió a los 92 años Ana de Borbón, la última Reina de Rumania

Ana de Borbón-Parma, la leal y discreta esposa del último Rey de Rumania, murió a la edad de 92 años, anunció este lunes la Casa Real rumana en un comunicado. La reina consorte murió en el hospital de Morges (Suiza) rodeada por cuatro de sus hijas. El rey Miguel, que padece cáncer, visitó a su esposa todos los días a lo largo de la última semana, agrega el comunicado oficial. El presidente rumano, Klaus Iohannis, dijo que la reina Ana fue “uno de los símbolos más importantes de sabiduría, dignidad y conducta moral”.

Nacida el 18 de septiembre de 1923 en París (Francia), Anne Antoinette Françoise Charlotte fue Princesa de la Casa ducal de Borbón-Parma, la segunda hija del Príncipe René de Borbón-Parma y de su esposa, Margarete de Dinamarca. Ana de Rumania emparentaba de esta forma con las casas reales de Dinamarca, Suecia, Rusia, Nápoles, Italia, Francia, Luxemburgo, Austria y Brasil.

Miguel de Rumania conoció a la princesa Ana en noviembre de 1947 en Londres, durante las bodas de su primo Felipe Mountbatten con la princesa Isabel de Inglaterra. Pocas semanas después, el gobierno comunista de Rumania obligó a Miguel a abdicar al trono y abandonar el país. En los primeros meses de 1948, el exmonarca se comprometió en matrimonio con la princesa Ana. “Miguel perdió un país pero ganó una excepcional mujer”, opina Stelian Tanase, experto en asuntos monárquicos de Rumania.

El 10 de junio de 1948, Miguel y Ana contrajeron matrimonio en el Palacio Real de Atenas, en una ceremonia organizada por sus tíos, los reyes Pablo y Federica de Grecia. La princesa Sofía, posteriormente Reina de España, ejerció como dama de honor de la princesa Ana. Entre 1949 y 1964, el matrimonio tuvo cinco hijas, las princesas Margarita (heredera de la corona desde 2007), Helena, Irina, Sofía y María.

4

Ana conoció Rumania en 1992, tras la caída del régimen comunista. El rey destronado mostró repetidas veces su deseo de volver a su país después de la caída de Nicolae Ceausescu en diciembre de 1989. Sin embargo, sólo fue autorizado a regresar una vez con ocasión de la Pascua Ortodoxa, en que fue recibido por una multitud entusiasta. Los demás intentos se suspendieron, según el propio rey Miguel, por las condiciones “inadmisibles” impuestas por el régimen del antiguo presidente Ion lliescu.

Entre 1993 y 1997, a pesar de varios intentos, el exrey no fue autorizado a entrar en Rumanía. En 1997 los monarcas autorizados a volver a Rumanía, donde desde entonces residen en palacios puestos a su disposición por el Estado rumano. El Gobierno manifestó su intención de “arreglar las injusticias perpetradas contra el rey Miguel”, y calificó la decisión de 1948, cuando Rumania estaba ocupada por las tropas soviéticas”, de “acto puramente político”. Desde 2004 los monarcas residieron en Suiza por motivos de salud.

Los monarcas expresaron su deseo de ser sepultados siguiendo las tradiciones de sus ancestros, en la Nueva Catedral de Courtea de Arges, Rumania. El cuerpo de la reina será trasladado en avión hacia Rumania el próximo jueves 4 de agosto y permanecerá en una capilla ardiente en el Castillo de Peles, en las montañas de la región de Sinaia. Posteriormente, el féretro de la reina será velado durante un día en el Salón del Trono del Palacio Real de Bucarest. Se espera la presencia de numerosos miembros de las casas reales europeas, entre ellas las de Gran Bretaña, España, Grecia y Dinamarca.

El pasado mes de marzo, el rey Miguel anunció su virtual “abdicación” en la princesa Margarita, tras haber sido diagnosticado de leucemia crónica. La muerte de la reina Ana coincide con la conmemoración del 150 aniversario de la fundación de la dinastía y la creación del Estado rumano moderno. Actualmente, el sistema monárquico sigue contando con el respaldo de un 30% de la población, según diferentes sondeos.

1

5

2

8

12

3

Anuncios