Crónica

El increíble árbol genealógico de Ana de Rumania (1923-2016), una reina de verdadera sangre azul

Ana de Rumania, quien murió a los 92 años, fue reina de un país cuyo idioma no hablaba y cuyo suelo no pisó hasta que estuvo casi 70 años. Emparentada con la mayoría de las familias reales de Europa, y esposa del derrocado rey Miguel de Rumania, siempre se manifestó feliz de vivir como un ama de casa. Su gran sencillez y adaptabilidad fueron atributos de valor incalculable en su matrimonio con un hombre serio que fue despojado de la corona de su país y obligado a abdicar y exiliarse hace casi 70 años.

La Princesa Anne Antoinette Françoise Charlotte de Borbón-Parma, nació en París el 18 de septiembre de 1923, y fue la única mujer entre los hijos del príncipe René de Borbón-Parma (1894-1962), descendiente del rey Felipe V de España y hermano de la última emperatriz austrohúngara, Zita de Borbón-Parma. Los abuelos de René fueron Carlos III de Parma y la princesa María Luisa de Francia, hermana del conde de Chambord y nieta de Carlos X. La Casa de Borbón-Parma es una rama de la casa real española que a principios del siglo XVIII heredó el ducado italiano de Parma.

Su madre fue la princesa Margarita de Dinamarca (1895-1992), quien, como nieta del rey danés Christian IX -apodado “el Suegro de Europa”- emparentaba con numerosas casas reinantes y enlazaba con uno de los linajes más antiguos del Viejo Continente. Gracias a la sangre de sus padres, Ana podía podía contar entre sus antepasados tanto al último rey de Francia, Carlos X (1757-1836) como al primer Rey de los Franceses, Luis Felipe I (1773-1850), además de varios duques de Parma, reyes de España, de Portugal y de Dinamarca y de los emperadores de Brasil.

La familia de René y Margarita fue relativamente pobre a pesar que, desde finales del siglo XIX, la Casa ducal de Borbón-Parma disfrutó de unas rentas muy abultadas al heredar las grandes propiedades de los Borbones franceses a la muerte del conde de Chambord. Entre estas grandes propiedades se puede encontrar el castillo renacentista de Chambord, situado en el Valle del Loira. Sin embargo, sus primeros años de vida no fueron muy lujosos.

Las vacaciones familiares de la princesa Ana fueron siempre en casas prestadas: en Villa Pianore en Lucca (Italia) con la duquesa de Parma, o en el Castillo de Bernstorff (Dinamarca), hogar del abuelo materno de Ana, el príncipe Waldemar de Dinamarca. Allí, Ana y sus hermanos se encontraban algunas veces con sus tías, la reina Alejandra de Gran Bretaña, la zarina Maria Feodorovna de Rusia, y la duquesa de Brunswick.

En 1939, el príncipe René y su familia huyeron de Francia ante la invasión nazi y se refugiaron en España. Desde ahí se fueron a Portugal y luego a Nueva York, donde se vieron obligados a trabajar para ganarse la vida. El príncipe René encontró trabajo en una compañía nacional de gas, mientras su esposa fabricaba sombreros.

La princesa Ana trabajó durante un tiempo como asistente en una tienda y posteriormente se alistó como conductora de ambulancias en el Ejército Libre Francés y entró en servicio en el Norte de África e Italia antes de llegar a St. Maxime (sur de Francia). Se le honró por su servicio con la Cruz de Guerra.

La princesa Ana acompañó a su padre a Londres en noviembre de 1947, como invitados a la boda de la princesa Isabel (la actual reina de Inglaterra) con Felipe Mountbatten, un príncipe griego que adoptó la ciudadanía inglesa. En la boda en la Abadía de Westminster la princesa conoció al joven rey Miguel de Rumania, de 26 años, quien se hallaba en serios problemas luego de la llegada de los soviéticos a su país. Semanas más tarde Miguel fue obligado a abdicar a punta de pistola y abandonar Rumania.

Nacido en 1921, Miguel de Rumania era joven pero ya había sorteado numerosas penurias familiares. Su padre, el príncipe Carol, abandonó el hogar cuando Miguel era apenas un niño y renunció al trono. Fue expulsado de Rumania y se instaló en el exilio con su amante, Elena Lupescu para regresar en 1930 y derrocar a su propio hijo. Expulsó a la reina Helena y le prohibió volver a ver a Miguel. Carol II gobernó desastrosamente durante una década para volver a abdicar y ceder nuevamente la corona a Miguel, de 19 años. La Segunda Guerra Mundial dio paso al régimen comunista que acabó con la monarquía.

Después de una serie de reuniones familiares, Miguel y la princesa Ana se casaron el 10 de junio de 1948 en el Palacio Real en Atenas, como invitados del rey Pablo de Grecia, hermano de la reina Helena, madre de Miguel. Como católicos sus padres no podían asistir a la ceremonia. El rey Pablo concedió la pareja de todos los privilegios debido a su estatus real y se casaron en presencia del gobierno griego y la jerarquía ortodoxa. La familia de Ana estuvo representada sólo por su tío, Erik de Dinamarca.

Por su matrimonio, la princesa Ana de Borbón-Parma se convirtió en reina de un país que no conoció sino hasta los años 90. Pero también pasó a integrar una dinastía (la Casa de Hohenzollern) que remonta sus orígenes hasta el siglo XIII y que fue entronizada en Rumania en 1866. Además, su esposo era hijo de una princesa griega, Helena (1890-1982), lo que lo convertía en pariente de casi todas las casas europeas por ser descendiente de Christian IX de Dinamarca, al igual que la reina Ana. Por otra parte, el rey Miguel es descendiente de la reina Victoria de Gran Bretaña a través de su abuela, la reina Marie.

Anuncios
This entry was posted in: Crónica
Tagged with:

por

Las noticias y los secretos de las monarquías del mundo. Twitter: @CoronasReales