Crónica

Secretos Cortesanos | Guerra entre esposa y amante

Coronado rey de Francia, Enrique II (1519-1559) fue un adúltero apasionado y llenó de diamantes y perlas a su amante favorita, Diana de Poitiers, una bella e influyente mujer que tenía edad para ser su madre. Paralelamente, Enrique despreciaba a su esposa, la reina Catalina de Médici, pero Diana intentaba mantener buenas relaciones con aquella e incluso persuadía al rey de pasar las noches con su es¬posa para que ambos pudieran tener hijos. De hecho, los reyes tuvieron once hijos.

Catalina supo que Enrique amaba desesperadamente a Diana el mismo día de su boda, el 28 de octubre de 1533, y ambos procuraron mantener la paz en palacio, paz que, sin embargo, se rompía de vez en cuando, como aquella vez en que Catalina le dijo a la cortesana que comprendía perfectamente cuál era su papel en la Corte: “He leído la historia de este Reino y he averiguado que, siempre, en todas las épocas, ha habido alguna pu## que se ha metido en los asuntos reales”.

Cuando Enrique II murió trágicamente, la excepcional Catalina, a la que los franceses llamaban “Madame Serpiente”, consolidó su poder y se convirtió en regente de sus tres hijos. Una vez que se libró de su marido, Catalina también se libró de Diana. La poderosa amante fue obligada a devolver todas las joyas que su suegro y su marido le había regalado y fue confinada para siempre en el campo, lejos de la corte. “He sido hospitalaria con ella”, dijo; “ella era para el rey; y aún así, le hice saber que eso me hacía sufrir, pues ninguna mujer aprecia a la pu## de su marido; y aunque ésta sea una palabra fea, no existe otro nombre que se le pueda dar”.

Este es un extracto de Secretos Cortesanos, un libro que reúne 140 historias curiosas de la realeza. Lea aquí las primeras páginas.

COMPRAR EL LIBRO IMPRESO

COMPRAR EL LIBRO DIGITAL

 

Fuente de la imagen: Devianart

Anuncios
This entry was posted in: Crónica

por

Las noticias y los secretos de las monarquías del mundo. Twitter: @CoronasReales