Crónica

Secretos Cortesanos | ¡El rey esta hechizado!

Carlos II de España (1661-1700), creció raquítico, enfer­mizo y con una corta inteligencia, además de estéril, lo que llevó a alguien a decir que “Carlos I fue guerrero y rey, Felipe II sólo rey, Felipe III y Felipe IV hombres nada más, y Carlos II ni hombre siquiera”. Su infancia fue tan larga como su lactancia, que duró exactamente tres años, diez me­ses y once días, pasando por las manos de catorce nodrizas que no con­siguieron fortalecer al in­fante. Cuando su padre, Felipe IV, murió en 1665, el nuevo rey aún tomaba el pecho. Para evi­tar la mala imagen de coronar como rey a un niño poco des­arrollado, los médicos reales aconsejaron suspender la lac­tancia. Le prescribieron papillas y, como no se podía mante­ner en pie, encargaron al sastre unos gruesos cordo­nes para sostenerlo mientras recibía a los embajadores extranje­ros.

Cuando tenía cinco años todavía no sabía hablar. A los seis, en­fermó sarampión y varicela; a los diez años, ru­beola, y a los once, una viruela que estuvo muy cerca de matarlo; a los 32 años perdió todo el cabello y lo que que­daba fue disi­mu­lado debajo de la pe­luca. Y por sobre sus problemas físi­cos, estaban los mentales: aprendió a hablar a los 10 años y a los 15 apenas podía estampar su firma en un papel. Era de espe­rarse que no pudiera tener hijos. Desespe­rada, la Corte acu­dió a un astrólogo, que aconsejó al rey ex­humar cadáve­res de sus antepasados, abrazarlos y dormir con ellos.

El rey siguió el consejo al pie de la letra, pensando que así rompería su mala suerte y tendría el deseado here­dero al trono: durmió con los cuerpos momificados de San Isidro y San Diego de Alcalá porque tiempo atrás habían curado a algunos miem­bros de la familia real, para que Car­los se liberase de los de­monios que lo poseían. Así, en la misma época en que Isaac Newton formu­laba su teoría de la gravedad y Christiaan Huygens escudriñaba el firmamento con su telescopio bus­cando las lunas de Saturno, el rey de España buscaba romper su hechizo acudiendo a sus ante­pasados muertos. Para los españoles, el rey simplemente estaba hechizado.

“El rey está hechizado” es un capítulo de «Secretos Cortesanos», un libro que reúne 140 historias curiosas de la realeza. ¿Desea adquirirlo? Ingrese a Bubok donde puede comprarlo impreso o digital, o consúltenos en nuestra página de Facebook

Anuncios
This entry was posted in: Crónica
Tagged with:

por

Las noticias y los secretos de las monarquías del mundo. Twitter: @CoronasReales