Month: junio 2016

En la Antigua Roma, comer con el emperador podía ser toda una aventura

Heliogábalo y Domiciano pasaron a la historia como los peores anfitriones del Imperio Romano. Amabilidad, bromas y peligro de muerte.

Secretos Cortesanos | El amante infiel de Catalina la Grande

Entre la enorme corte de fogosos amantes que coleccionó Catalina II de Rusia a lo largo de su agitada vida, destacaba el militar Gregory Potemkim (1739-1791), diez años más joven, a quien, en sus ardientes cartas, ella llenaba de besos y apodos: “mi alma gemela”, “mi tigre”, “mi lorito”, “mi infiel”, “mi león de la jungla”, “mi querida mascota”, “mi palomo”, “mi querido muñeco”, “pene dorado” y “mi bum bum profesional”. El tuerto Potemkin fue el menos hermoso de todos los amores que tuvo Catalina. Ella lo deslumbraba y él correspondía sus atenciones llamándola “mi belleza marmórea”, aunque a veces le reprocha el hecho de que haya tenido tantos amantes antes que él. Potemkin se instaló en 1773 en el palacio imperial. Solamente tenía que subir una escalera en espiral y llegaba a los aposentos de Catalina, quien lo esperaba desnuda. El militar la divertía, la asombraba, la encantaba: “Siento la cabeza como si fuera la de una gata en celo”, confesaba ella. Como no estaban casados, Potemkin se sentía en la libertad de compartir su …

5 secretos cortesanos de la monarquía española

Muchos hijos pero ningún heredero Cuando Felipe IV fue aclamado rey de España, en 1621, era un joven de 15 años de edad que desde el primer día se mostró totalmente desinteresado en los asuntos de gobierno y cedió todo el poder a su valido, el conde-duque de Olivares, para dedicarse por completo a los placeres que le ofrecían la juventud y el sexo. (…) El monarca se casó en dos ocasiones y a causa de sus apasionadas aventuras nocturnas, se convirtió rey más prolífico de España: se dice que dejó entre 30 y 60 hijos, de los que se conoce alrededor de una decena. Solo reconoció a uno: don Juan José de Austria. Mientras tanto, el príncipe Baltasar Carlos proclamado príncipe de Asturias en 1632, murió en 1646. Con más de 40 hijos en su haber, Felipe IV dejó el trono a Carlos II “el Hechizado”, debilucho, retrasado y víctima de mil y una enfermedades, y no pudo evitar el final de la Casa de Austria en España. La increíble muerte de Felipe III …