Crónica

10 cosas que la reina Isabel puede hacer y nosotros no

A punto de cumplir 90 años, Isabel II lleva la corona británica desde hace 64 años. Lo hizo en la era de Winston Churchill, de la Guerra Fría, de la llegada a la Luna, de la Guerra de Vietnam, del extremismo islámico, de la Primavera Árabe, y ya superó a su tatarabuela, la reina Victoria, como la monarca más longeva y con el reinado más extenso de la historia de su país.

Tener un puesto tan importante no es cosa fácil, y “tener grandes poderes conlleva grandes responsabilidades”, pero la reina Isabel II también tiene, además, una serie de privilegios que pueden parecernos anticuados y hasta estrafalarios.

A continuación, 10 cosas que Isabel II puede hacer y nosotros no:

1. Todos aquellos cisnes que, no estén marcados o identificados por algún dueño en particular y que naden en el Río Támesis le pertenecen a la reina por medio de la Corona desde el siglo XVI. Anualmente se realiza un censo de cisnes en el que se les coloca un distintivo para contarlos, y así se recuerda esta tradición.

2. Un decreto que data del año 1324, dado a conocer durante el gobierno del rey Eduardo II, indica que a la reina le pertenecen todas las ballenas, delfines y esturiones que habitan en las aguas británicas. A estos animales se les reconoce como “peces reales”, y si son capturados dentro de 5 kilómetros de las costas del Reino Unido, entonces pueden ser reclamados por la Corona.

3. Resulta que todas las licencias para manejar que se otorgan en el Reino Unido se emiten a nombre de la reina, así que, de acuerdo con esta regla, técnicamente no es necesario que ella emita su propia licencia para conducir. Es la única persona que no necesita este documento para conducir cualquiera de sus autos. Tampoco necesita pasaporte, por la misma razón.

4. Isabel II es la única persona del mundo que dispone de cajero automático en su propia casa. Se encuentra en los subsuelos del Palacio de Buckingham, el cual sirve a la reina y a la familia real en caso de que alguno de sus miembros necesite dinero en efectivo. El cajero es administrado por Coutts, uno de los más prestigiosos y exclusivos bancos británicos.

5. La reina tiene ciertos poderes sobre el Gobierno de Australia. Por ejemplo, en 1975 el representante de la Reina en aquél país despidió al Primer Ministro en turno. Además, la Reina, como Jefa de Estado, también tiene influencia en Las Bahamas, Barbados, Belize, Jamaica, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, y todos aquellos países que pertenecen al Commonwealth.

6. Puede reinar, pero no puede votar. Todo el poder es ejercido por el primer ministro y el parlamento, aunque siempre “en nombre de Su Majestad”. Todos los documentos oficiales y leyes necesitan su firma. Y de hecho, si el primer ministro le solicitara a Isabel II que firmara su propia sentencia de muerte, ella debería hacerlo. Tampoco puede votar, porque se considera “altamente inconstitucional” que la monarca utilice ese derecho.

7. La reina no se equivoca nunca, por lo que es considerada la suprema autoridad de la Justicia. En el Reino Unido, los delincuentes no son condenados por sus crímenes, sino por haber turbado con ellos la paz de la soberana.

8. La tradición designa a la reina con el sobre nombre de “fuente de honor”. Ella distribuye condecoraciones y medallas, las dignidades y los títulos

9. Isabel II la única que tiene el derecho de imprimir o mandar que se imprima la Biblia.

10. Todos los sellos postales del Reino Unido llevan la efigie de Isabel II desde 1952, siguiendo la tradición nacida en 1840. De hecho, el Correo británico es el Correo Real (Royal Mail), que funciona por la gracia de Su Majestad. ¡Hasta las cartas que hay dentro de los buzones del reino son de su propiedad!

Anuncios