Crónica

Bután siembra 108.000 árboles para celebrar el nacimiento de su príncipe

Bután es el país más ecológico del mundo y con menos emisiones de carbono. Por eso, para celebrar el nacimiento del príncipe heredero, lo que hicieron fue plantar árboles.

butan

108.000 retoños fueron plantados en la diminuta montaña Kingdom para conmemorar el nacimiento del primer hijo del rey Jigme Keshar Namgyel Wangchuck y la reina Jetsun Pema.

La Constitución del Reino de Bután estipula que al menos el 60% de la tierra debe estar siempre cubiertas de árboles, pero esta celebración no estuvo inspirada solamente por el compromiso del país con la preservación ecológica. “En el budismo, un árbol es el que provee y nutre a todas las formas de vida”, dijo Tenzin Lekphell, coordinador de la iniciativa. “Simboliza longevidad, salud, belleza e incluso compasión”. No es la primera vez que Bután aparece en los titulares por plantar árboles. En 2015, el país batió el récord Guinness del mundo al plantar 50.000 árboles en solo una hora.

El primer ministro Tshering Tobgay, tres de sus ministros y los líderes de la oposición, se encontraban entre los 100 mil voluntarios que plantaron los árboles a lo largo del país desde principios de marzo. El número de árboles plantados fue exactamente 108 mil, dado que el “108” es un número sagrado en el budismo. La cifra denota la limpieza de las 108 deshonras que impiden a los humanos alcanzar la iluminación, indicó Lekphell.

El “Gyalsey” (Príncipe heredero) de Bután nació el 6 de febrero en el Palacio Lingkana, de la capital del reino, Timbu. Es el primer hijo del rey y la reina y, por lo tanto, el primero en la línea sucesoria del trono. Aunque de orígenes antiquísimos, la Dinastía Wangchuk reina desde que Bután se erigió como Reino en 1907. Desde entonces, cinco “reyes dragones” (druk gyalpo) se sucedieron en el trono.

Bután es un reino escondido entre las montañas del Himalaya, en el que el primer banco se abrió hace menos de 50 años, los turistas están limitados y el mundo moderno entra paulatinamente y la renta anual per cápita solo ronda los 2.200 euros. Jigme Khesar Namgyal Wangchuk fue coronado en 2008 tras la abdicación de su padre, gesto histórico considerado un paso hacia la modernidad del país asiático.

Anuncios
This entry was posted in: Crónica
Tagged with: ,

por

Las noticias y los secretos de las monarquías del mundo. Twitter: @CoronasReales